Ir al contenido principal

TODO SOBRE SU PUTA VIDA

Perdió a sus padres con 8 años, a sus hermanos con 9 y a su tío Pepa (sí, Pepa) con 10. Su perro Fascio cayó por un barranco con fondo hueco y eco estanco a los 11. Con 12, Moreno Siejemplo le robó el bocadillo de panceta y al día siguiente le patearon el culo en el patio del colegio sus propios amigos. Antes le habían meado su bici y pinchado las ruedas... ya pinchadas. Al cumplir 13 años se robó a sí mismo una molécula de sueño para no perder el hilo ni la pista a la vigilia.

Cuando sonó el despertador del primer día de su año número 14 pensó en Romaria Talvez, la chica que le cuidó con 7 y protagonizó su primera y surreal fantasía erótica... Se lo hacían en mitad de un maizal repleto de yogures de pasas y cortafuegos inútiles. Recién cumplidos los 15 perdió a su amigo Francisco Cisco en un accidente de tren. Llegado su 16 cumpleaños mató el tiempo y perdió un minuto.

Hablé con él anoche, acababa de celebrar su 41 aniversario, pero no fue hasta llegar a la taberna del Tío Fausto cuando entonó el clásico ¡Que os zurzan! posterior al cumpleaños. Me confiesa que está triste, mucho. Se siente solo e impotente porque no puede solucionar nada de lo que tiene pendiente desde los 4 años con todos los que le abandonaron por una muerte mejor. Y aunque ha tratado de volcar la mierda en personalidades ajenas, no le sirve.

Ahora escribo estas líneas mientras Sismo Fiel trata de juntar ideas y separar conjuntos vacíos en mi sofá. Trato de pensar en mis 8 años, pero no me quito a Siejemplo de la cabeza ni a Sismo de encima. Fiel a sí mismo, al día siguiente voló. No sé por dónde anda. Me confunde y me deja una nota en la que me dice: "Me cago en mi puta vida".

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Estas historias de tantas pérdidas me producen una infinita zozobra, solo que yo si se porqué, aprendí a recuperar a los muertos y sus voces y sus vidas y ..... aprendí tanto y es tan difícil de explicar y compartir y ..... es lo que hay, me cuesta aceptarlo, pero estoy en ello.
Anónimo ha dicho que…
En cuanto he visto el dibujo he pensado en Walt, y parece que como él Moreno acaba volando.
Esta historia de hoy te deja como dice juana con cierta zozobra y alguna lagrimilla asomando. isa
Dani Seseña ha dicho que…
Las pérdidas, por mucho que diga Concha Velasco, nunca son leves. Son grandes y torrenciales, pero siempre hay un sofá en el que sentar cátedras e ideas libres de peajes infantiles. Lo que le ha pasado a Sismo es que por fin ha encontrado su sofá. Con todo lo que ello implica... Incluso entonar el "Me cago en mi puta vida".

Walt... buen ojo, Isa. Ahí tienes a un buen paradigma de su puta vida.

Juana, como bien dices, con pesar, rabia, tristeza y dolor... y todo junto (o no) lo importante es "estar en ello". Vamos, creo yo.

Blanco, Gracias. Muy mUY

Salud a todos!
Anónimo ha dicho que…
Si yo creo que lo duro no es enterrar sino el proceso previo -'la muerte'- y el posterior -las secuelas y/o duelo- Hay muertos muy cabroncetes. Lo bueno como decís es 'estar en ello'
La Zapateta ha dicho que…
Sismo no debería perder un segundo más, aunque eso de perder parezca tarea imposible, y tomar el primer avión hacia Sildavia. No sólo para cumplir años más lentamente sino para perderle la pista, aunque le joda seguir perdiendo cosas.

PD: Siento la ausencia de casi dos semanas. Me perdí en mis cosas.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...