Ir al contenido principal

Cámara Abierta 2.0 EBE que EBE

Cámara Abierta 2.0 se ha pasado el fin de semana en Sevilla, cubriendo el Evento Blog 2009 -EBE, para los bloguer@-. Es la tercera vez que nos pasamos por ahí. El primer año fueron a rodar Georgina Cisquella (ex directora) y Nuria Verde (redactora); la pasada edición se lo trajeron Marta Rodríguez (directora) y César Vallejo (realizador); y este año me ha tocado a mí.

La verdad, ha merecido la pena. Dicen que han asistido 1.500 blogueros; francamente, a mí me han parecido por lo menos 1.000 más... Y no sólo estaban de tapas, desvirtualizándose y haciendo contactos, también asistían a las conferencias. Sí, sí, el auditorio ha estado siempre practicamente lleno... Salvo en algún momento concreto, apenas ha habido bostezos y pequeñas cabezadas. Y durante los premios Bitácoras … hasta la bandera y más.


Se ha hablado de emprendedores, de nativos digitales (esa nueva raza que tanto suena últimamente), de la web en tiempo real, de los datos y la controversia sobre a quién pertenecen; se han entregado los premios Bitácoras.com (una gala emocionante no, ¡lo siguiente!)... Y mucho más, pero no voy a hacer una crónica. Tenéis una información más completa en rtve.es, que para eso nuestra compañera Vanesa Rodríguez de Interactivos se ha pasado tecleando y fotografiando todo el EBE a pie de escenario. También, cómo no, en el medio oficial: La información.com.

Ha sido un placer compartir espacio e impresiones con todos: Paloma Llaneza, Chiqui de la Fuente, Laura Pintos, Raúl Ordóñez, José Luís Perdomo, Manuel Eugenio Fernández, Miguel Artime, Alibaimor, Fogonazos, Enrique Dans, Susana Alosete, Javier Peláez, Pablo Herreros, Javier F. Barrera, Koro Castellano, Ícaro Moyano, Sergio Mahugo, Los Sinfuturo, Dulce Heredia Rosa J.Cano, Delia Rodríguez, Sindo Lafuente, Borja Echevarría, Kurioso, Samuel Aguilera, Cristina Granados, Manuel Martín, Luis Rull, Fernando Tellado, Víctor Grande, Cristina Domínguez, Berto Pena, José Antonio Bautista, Gina Tost, Rafa Osuna, Fernando Tricas, Berta (todo un ejemplo que conoceréis mejor en el próximo programa), Miki, Wicho, José Daze , Bárbara Yuste, Emilio Rey, Marcos García, Rubén Sánchez, Jose A. Pérez... Y desde twitter, con Juana Talavera, Netámbulo, Macarena Rodríguez... Y tantos más que seguramente me dejo; espero que me disculpen.

Y ahora, si queréis ver el resultado de horas y horas de rodaje (junto a Mariano Villalba y Pipo Navarro y nuestra inseparable miniDV al más puro estilo Tú Ruedas de Cámara Abierta 2.0) no os perdáis el programa de mañana.

Las fotos de rtve.es

PD.: Gracias por el agasajo, los elogios y las críticas constructivas. Tomamos nota.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Pendientita estoy de vuestro resumén, que será genial con toda seguridad.
Espero que además de trabajar lo pasáseis bien.
Un abrazo
Jesu ha dicho que…
¡Eh! ¡Eh! ¡Cuéntame a mí también, que me apunté por toa la cara en la entrevista que te estaban haciendo! :P

Anoche no pude ver vuestro programa, pero estoy esperando a que lo subáis para ver si salgo diciendo burradas, jajajaja.

¡Un saludo, y encantado de habernos encontrado de nuevo!
Maikelnai ha dicho que…
Un placer haber hablado contigo y los Dans aquel ratito en la cafetería del hotel. Me quedo con la divertidísima anécdota de la jugarreta que te hizo tu jefa ;-) Un abrazo y a ver si nos vemos por Asturias.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e