Ir al contenido principal

Y EN EL AVE TRAS EL EBE, ESTE POST

Lo personaliza todo. Christian Perdido hace saber a todo su entorno que es su entorno y de nadie más. Y si caes en él, debes saber que serás customizado a su gusto... Lo hace por cazar y necesidad. Si hablas con él, tus palabras te abandonarán y dejarán de sonar bajo la tutela de tu voz; el timbre es suyo. Si te fotografía, serás imaginado para siempre.

Todos somos pedazos de su panorámica. A priori asusta, porque a nadie le agrada ser esclavo sin saberlo. Sin embargo, cuando ya has pasado a formar parte de su película, es practicamente imposible encontar un resquicio entre fotograma y fotograma para escapar. Es más, te olvidas de que en algún momento quisiste hacerlo.

El problema (para Christian Perdido) viene cuando algún elemento de su mural decide reclamar, no ya su personalidad propia, sino ser personalizado adecuadamente... Entonces, se pierde, se marea, se tambalea, sueña con peluqueros que le recortan la libertad de disponer, se precipita al vacío del intestino grueso, teme, padece, vomita, se ahoga, sufre pálpitos en la coronilla poblada de conflictos por venir, etc. Un cuadro (otro) difícil de personalizar, ya que el facultativo teme ser personalizado por un paciente muy contagioso y cabrón... a su estilo.

Al final, todo queda en un recuerdo de alguien que es mencionado en una conversación cualquiera, en un entorno cualquiera. Un recuerdo de una idea que ese alguien escuchó de refilón a otro alguien y en otra conversación poco sincera.

Salud!

PD.: Post inspirado en Blow Up (Anonioni, 1966), mientras la veía en el IPod esperando al AVE tras el EBE...

Comentarios

Juana ha dicho que…
Hay captadores de imágenes tan geniales, que querrias ser por siempre ..... una de sus imágenes.
También captadores de palabras tan brillantes, que querrias ser .... uno de sus poemas.
Aunque, pensándolo bien, mejor "Ser" sin más ......
Anónimo ha dicho que…
¡pues que vivan las conversaciones poco sinceras cuando el resultado es este!.
Siempre hay personas con algo especial que atraen sin remedio y sin saber por qué (el 2º párrafo, una maravilla).

isa

P.D: "si te fotografía, serás imaginado para siempre", ¡genial!
P.D2: qué bonito comentario Juana.
Anónimo ha dicho que…
Hola,yo me identifico con esa coronilla poblada de conflictos por venir que sufre pálpitos y desearía independizarme de Christian Perdido que es quien realmente los sufre y no me deja liberarme de sus ecos. Con el conflicto me basta, no quiero pálpitos.
Hasta luego
Eva
copifate ha dicho que…
Me apresuro a incluir mi comentario antes de que otro asombroso cuento deje atrás a la maravilla de hoy: intento hace días ,siguiendo el ejemplo, retorcer la realidad que me rodea a ver si escurre algo pero es muy dificil...
Dani Seseña ha dicho que…
De verdad que vuestros comentarios emocionan. He estado un poco ausente con esto del EBE y pensé que me apresuraba al escribir el post mediante el móvil en el AVE... En fin, gracias y espero, que como lo bueno, no faltéis nunca en este blog. Mañana, ya voy con otra historia... Isa, prometo comentar en tu "historia de mierda", que es como sabes "brutal" y necesito mi tiempo. Juana, gracias, por ese permanente apoyo y por esas frases (coincido con isa). Copifate, Eva... Gracias sinceras.

Salud!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...