Ir al contenido principal

BAJO LA LUZ DEL FLEXO ANSIOSO

Kiko Parche me da un sobre en la puerta de mi casa y sale corriendo. Lo abro y me encuentro un papel con una dirección web. Cojo un taxi y le doy las coordenadas, las mete en el navegador y me deja en el lugar. Son dos euros. Tenga, cóbreme dos quince (¡No te jode!) y hágame un recibo, si no le importa. Llego a un portal oscuro con una única entrada titulada "Te lo dije". Pincho en el link y me abren en el 1ºC. No hay nadie...

...Una ventana flotante, una red marinera colgada del techo, un par de conexiones inconexas y millones de interrogaciones en el aire. Accedo a un pasillo largo y mohíno y en el fondo una luz (de flexo; más o menos 40 w). No, no es la muerte, es Kiko Parche, que ha llegado antes que yo. De ahí la carrera. Me espera. ¿Todo este numerito para qué? Porque tienes que ver esto. Me acerco a su mesa (una tabla apoyada en dos borriquetas) y en su pantalla de 15 pulgadas veo una foto de él entregándome el sobre.

¿Lo ves? ¿El qué? Así todos los días. No entiendo nada, le contesto. Que cada cosa que hago, al final entra en mi ordenador... Mi vida está siendo capturada foto a foto sin saber por qué ni por quién. Oigo el click de la cámara, me giro y no veo a nadie. Y así, insisto, todos los días... Y no se borran ni con Lexatín. ¿Has provado con Orfidal? Sí, y nada. Pues pensaré algo...

Ahora mismo sigo dándole vueltas, me imagino que él también. Eso sí, los dos euros del taxista por llevarme aquí al lado... me sentaron como si me hubiera bebido un chupito de limpiacristales cosechero.

Salud!

*Imagen de: www.retroalmacen.com

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ya sé quién es!! Un tio al que ha pagado para que le vigile dia y noche, porque tiene disociado el cerebro. UNa parte quiere ser discreta, pero la otra desea no perderse... de vista.

Fdo.: Gorno Tropelía
Anónimo ha dicho que…
Buenísimo
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que Cybergosth tiene razón. Es el gran hermano. Y ese pasillo mohíno. Que bueno.
Anónimo ha dicho que…
Yo me he ido por derroteros similares a los de Gorno y creo que los clicks que oye Kiko son sus propios reajustes, el intento de reiniciarse y reagrupar los deseos que se le escapan. isa

Qué post tan bueno. Gracias por compartirlo.
Juana ha dicho que…
Me pregunto ¿nos vigilan realmente? .... hay cámaras por todas partes, en "demasiados" lugares .... ¿nos vigilan? .... fotos por todas partes, ¿demasiadas fotos? .... no se ....
dsesena ha dicho que…
Gracias! No le deis más vueltas. Kiko necesita descansar de lo suyo, que aún no sé muy bien en qué consiste. Ni fotos robadas ni robados de foto. Está mohíno perdido, pero con un par de semanitas desconectado, horas de sueño, pasitos por la vida real y un piel de pomenlo sabiondo... Todo en orden. Y si no, al tiempo.

Salud!
Daniel ha dicho que…
Hola buenas noches;

Soy Daniel Serrada, de la web de vintage y antigüedades www.retroalmacen.com; he visto que has cogido una foto de mi blog y le has borrado la marca de agua que te ha servido muy bien para describir la imagen de un flexo para tu artículo. No me importa que la gente coja imágenes, pero para eso pongo la marca de agua. Si puedes, te pido al menos que figure mi web en algún lugar o como colaboración, ya que las imágenes me cuesta mucho currármelas. Bueno, sólo era una amable petición. ¡Suerte con el blog! DaNiel de www.Retroalmacen.com
dsesena ha dicho que…
Por supuesto, ahora mismo hago una referencia con link incluido. Pero no he cortado ninguna imagen, la incluí en el post tal y como estaba.
Un saludo

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…