Ir al contenido principal

NOMBRES SIN TALLA A MEDIA MAÑANA

Dijo adiós y entró por la puerta. Ahora usa una 40 de pantalones y se las gasta como nadie, pero sobre todo no le gusta -es más, detesta- que le llamen por su nombre. Cuando entró diciendo adiós, dejó claro que ¡Sin nomenclaturas, pedazo de mierdas! Mirando al personal observador. Denota Salmo, una de las implicadas, apunta cada detalle. Gutiérrez Opaco, graba sonidos. Ánimo Fortuito aprecia variaciones sensoriales y oníricas en el ambiente.

Sólo lo diré una vez, por no enfadar a nadie, se llama Austero Lemón... Pero tras los puntos suspensivos ya no. Simplemente hay que llamarle la atención. Salmo, Opaco y Fortuito también se las gastan, pero calzan una talla más apegada al suelo; y entran sólo después de saludar. Lo de despedirse al entrar es muy propio de... Bueno, ¿ya sabéis quién, no? No deja tampoco, por cierto, que le cuestionen ni mucho menos que le pregunten un sólo porqué. Cuando alguien lo hace... inmediatamente sufre una descarga de hielo eléctrico.

Ahora están todos juntos mirándose los unos a los otros. Se observan, contienen la risa, el llanto, las opiniones. Nadie habla. Ella apunta, él graba, el otro aprecia y... él, insulta con la mueca de seguridad. De pronto, suena la alarma. Se cambian rápidamente de ropa y vuelven a sus puestos de trabajo. Desde hace años, en el descanso de media mañana, los cuatro se cuelan en la sala de juntas de Textiles Parmuac SA para jugar al "yo observo", así lo llaman. Después, siguen zurciendo entre tallas ajenas.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
cuando uno entra despidiéndose es que está dejando atrás algo. Me quedo con la intriga y apunto los detalles, como Salmo y como siempre.isa
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Para mi que hay mucho traje de cota de malla, y que entrar despidiéndose tiene mucho de miedo a implicarse- Todos tenemos un traje de esos, y un nombre que no nos gusta. Unos nos lo ponemos más y otros menos. (si es que lo pillé que siempre tengo dudas)
Dani Seseña ha dicho que…
"Como Salmo y como siempre" es difícil explicar lo que les pasa a estos personajes que pululan por aquí... Reconozco que a veces ni yo sé de qué van. Pero sé que los cabrones tienen más vida que cualquier gato pardo venido a "más o menos más".

Sí sé, que entrando a veces, se sale y que es necesario jugar a que se entra cuando en realidad, estás fuera, como siempre debiste estar, pero nunca -salvo por un resquicio del consciente- te atreviste a constatar.

Vamos, que independizarse es mucho más complicado de lo que dicen los clichés y personajillos que militan en la autoayuda.

Salud y delirios!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa