Ir al contenido principal

CONTRA EL CÁNCER... LO QUE SEA

...Y si es Coca Cola quien se inventa un argumento para ayudar a combatirlo, fantástico. En este caso ha sido su filial V&T y la creatividad de la agencia Corpoy Comunicación las que se han sacado de la chistera una pasarela colaborativa. Primero presentaron una línea de moda y ahora una selección de cosméticos “made in” The Lab Room. Parte de lo recaudado tiene un solo destino: la Asociación Española Contra el Cáncer. ¡Mucho X vivir!

El diseñador Ángel Schlesser y la propietaria de The Lab Room Mónica Ceño han sido los encargados de desarrollar las “herramientas finales” del proyecto... La primera parada fue en Cibeles, hoy (ayer): la sede en Madrid de la AECC. Allí se presentó V&T TRAVEL KIT, la colección de cosméticos seleccionados por Martina Klein, la cara del proyecto.
¡Salud!

Comentarios

Jesús Muñoz ha dicho que…
Contra el cáncer... lo que sea. No se ha podido poner mejor titular con la mayor sencillez. Ahora voy yo y digo la obviedad que todos hemos dichos miles de veces: si los paises y las organizaciones mundiales gastaran menos dinero en en gilipolleces o barbaridades y lo gastaran en esto, ya nos habríamos librado del cáncer hace mucho. El último disparate que he leído a propósito: Brasil se rearma para proteger su petróleo frente al creciente poderío militar de Venezuela. Y uno de los paises que ha vendido armas a Venezuela es España. ¡Te cagas! (con perdón)
Anónimo ha dicho que…
Pues, Jesús, sólo puedo suscribir tu exlamación: ¡Te cagas!
Anónimo ha dicho que…
Yo también me uno a tu titular y las reflexiones, sin duda, las compartimos más de un@... Si poco a poco conseguimos que los "grandes" vayan colaborando, un pequeño grano de ellos es una montaña.
Es lo que yo digo: "siempre nos quedará la utopía."
Un abrazo desde Elda, con versos y ska.
Anónimo ha dicho que…
Gracias Sacra. La utopía es una buena y fiel compañera de viaje. Por qué no.

Más abrazos para Elda.
Nacho Hevia ha dicho que…
Bienvenida sea la propuesta!

Besos!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e