Ir al contenido principal

SIN FUTURO Y CON MUCHO CURRO

EL lunes quedé con los chicos de Sin Futuro y Sin un Duro en la Universidad Complutense de Madrid y el martes tocaba el primer cumpleaños del Twittmad. ¿El resultado? el martes (00:30) en Cámara Abierta 2.0.

En tiempos de crisis nada como arrimar el oído y empaparse de las lecciones de Boris Jódar, Charlie Torres y Pablo López (por orden alfabético). Tres pedazo craks (bajo un nombre, un blog único: Sin Futuro y Sin un Duro) que estudian (periodismo), trabajan y agitan la red como pocos. Desde su bitácora cada día nos recuerdan que esta profesión se puede ejercer con criterio y veracidad a partir de los medios más precarios.

Unos deciden hacerse eremitas e irse al campo a vivir de lo que la naturaleza les da. Otros, como los “sinfuturo”, se nutren de lo que la red les pone en la… bandeja de entrada. Esto es, herramientas 2.0 al alcance de todo el mundo; ah, y videocámaras que consiguen con los cupones de los periódicos. Para promocionarse usan sus excelentes contenidos, por supuesto Internet y sus posibilidades virales, y reciclan grapas en la “facul” para colgar sus carteles.

Se ríen de la crisis, pero sobre todo la de los estudiantes acomodados que esperan a que llamen a sus puertas en lugar de mover el culo… Si queréis conocerlos mejor y entender la ironía de su Telediario Precario, no os perdáis el programa de mañana.

El Twittmad fue una experiencia única. Era mi primera vez, el año anterior lo cubrió Marta Rodríguez. Ahí puse cara a los microbloggeros más variopintos e interesantes. Espero me perdonen porque no he podido sacarlos a todos en el reportaje. En dos minutos y poco es difícil reflejar todo lo que allí se cocía…

En resumen
, gracias a Los SinFuturo, Marilín Gonzalo, Mmoroca, Juan Luis Polo, Roger Casas Alatriste, Jaime Estévez, Javier (guarrilleros.com), Mauro Fuentes, Marcos García (Cucharete), bueno y al resto del elenco, que fue muy amplio… más de cien twitteros congregados.

Salud!

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Los SinFuturo de Madrid reunidos, te agradecemos ese reportaje que estamos deseando ver. Para que no solo nos vean a nosotros, sino que vean Cámara Abierta 2.0 este martes... y muchos otros. Por ello hemos creado un evento en Facebook y otro evento en Tuenti, los cuales no está de más mover un poquito. ;)

Muchas gracias de nuevo Dani!
Dani Seseña ha dicho que…
Un placer, Charlie. Que Mr.share te oiga y el rating nos acompañe.

Sabemos que es un programa que no puede competir con las "grandes" producciones. Pero aún así seguiremos mimando a esta criatura llamada Cámara Abierta 2.0, gracias a la cual conocemos proyectos como el vuestro y muchos otros que merecen la pena pasar por los televisores de muchos ciudadanos.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
¿¿¿Ehh???? aunque no entienda ni papa,veré el programa,así me sonará mas cercano.(Porque entiendo más el chino)Saludos.
jaime ha dicho que…
Hicísteis un magnífico reportaje Dani, así que Enhorabuena a todo el equipo. Os esperamos en próximos eventos...donde espero convenceros para que os toméis una pinta :)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e