Ir al contenido principal

LA EXTRAÑA MULTA DEL SEXADOR DE COBRES

Rubén no tira, ni ‘palante’ ni ‘patrás’. Desde que le pusieron la multa por error no levanta cabeza. Es sexador de hilos de cobre. No me preguntéis en qué consiste su profesión, no sabría decir… Rosa, la del puesto de flores, asegura que cuando a alguien le multan por error, una de sus margaritas se marchita de golpe. Sí, fue ella quien me habló de Rubén.

Dejó el coche, un dos caballos rojo del 86, estacionado en zona verde y con su tarjetita del SER (Servicio de Estacionamiento Regulado) muy a la vista. Pero aún así se llevó el papelito maldito. Rosa, que se preocupa mucho por sus vecinos –tanto como de sus flores-, habló con Julia (empleada del SER) para hallar una respuesta. Pero Julia no sabe, no contesta y está muy agobiada con la crisis; e hipotecada hasta las cejas, su marido también.

Rubén no tira, ni ‘palante’ ni ‘patrás’. Sus hilos de cobre no casan últimamente, para más inri. Se pregunta qué ha hecho mal… la chica de la ventanilla le sugiere que ponga un recurso. Pero le advierte que si paga ahora le harán un 30% de descuento. O sea que los 180 euros (unas 30 mil de las antiguas pelas) se quedarían en 126 (unas 20 mil de las ilustres rubias). No parece haber alternativa, más que nada porque tiene más dinero (que no es abundante) a mano que tiempo para recurrir… ni a sus padres. Los cables le atan demasiado. Y encima… no casan.

Rosa le ha regalado una planta de Aloe. Cuentan que viene muy bien para las multas ajenas.
-----
* La imagen superior pertenece al blog de Danuel Tubau

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
Lo siento por el pobre protagonista de esta historia... ya sé que no es consuelo pero, a muchos nos ha sucedido algo parecido...
También lo sieno por Rosa, muchas de sus flores estarán marchitas...
Y lo siento por Julia, no se merece tanto estres...
A quién reclamamos todos estos males, señor blogero?
Besos!
Silvia MV. ha dicho que…
¿Sexador de hilos de cobre?

Dani eres tremendo.
Anónimo ha dicho que…
Nacho, la verdad, no sé a quién reclamar. En mi caso particular me veo obligado a soltar los euros por una multa... "bien puesta". Acepto pago, por tanto, como circunstancia de la vida. En cuanto al prota de la historia, qué decir... Encontrará su camino; Rosa jamás dejará que se marchite.
Dani Seseña ha dicho que…
Silvia MV, gracias. Jejeje. Estoy muy sensible con los sexadores de hilos de cobre en general... y más en estos tiempos en los que no casan los cables ni muchas conexiones.

Salud!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa