Ir al contenido principal

EL ÚLTIMO Y CÁLIDO BOLARDO

Este es un post protesta; me explico: el otro día (sin especificar) me fui con un cámara de TVE a grabar “las entradillas” del bloguero (cuando salgo con voz en off en Cámara Abierta 2.0 frente a un portátil hablando del reportaje que viene a continuación). La localización: una cafetería en lo alto de la Plaza de Callao (Madrid). El tráfico estaba imposible y tuvimos que descargar el equipo de grabación (cámara, trípode, portátil…) en una calle cercana y minúscula…

Íbamos mal de tiempo, y con las prisas y el ímpetu propio del momento, abrí la puerta del coche y salí como una exhalación. No reparé en lo que había a la altura de mi espinilla izquierda: un bolardo de esos que están por todo Madrid. Bien macizo, bien anchote, lleno de relieves y adornos. El golpazo que me di sonó hasta en Tordesillas… El grito no, porque como uno sabe cómo hacerse el machote en estas circunstancias laborales… Pero por dentro me retorcía del dolor.

Vamos, vamos. Llegamos, rodamos y nos volvimos con la misma prisa con la que llegamos. Hoy lo cuento junto a un compañero que me ha salido –abombado y moradillo- en la pierna de izquierdas. En resumen, si un día me veis en el programa con el gesto extraño, no me lo tengáis en cuenta… en ese momento me estoy acordando de los diseñadores e impulsores de todas esas puñetitas, tales como bolardos, chirimbolos y otros abalorios urbanísticos que pueblan nuestras calles de Madrid.
-----
*El bolardo que ilustra este post no es el culpable, pertenece a la galería de Flickr: http://flickr.com/photos/. No pude hacerle la foto yo mismo porque sigo con mi teléfono en el taller y el que llevo no tiene cámara.

Comentarios

copifate ha dicho que…
He montado un grupo que se llama "meniscos rotos", al que puedes apuntarte. Hace poco cruzando una calle y mirando el tráfico para evitarlo accedí a la acera contraria entre dos coches de forma que cuando quise darme cuenta estaba en el suelo, de bruces, retorcido de dolor y con esa mirada estúpida que ponemos para dar a los demás la sensación de que estamos en el suelo por gusto. Toda una humillación. Por cierto no era en Madrid, que en todas partes cuecen habas.
copifate ha dicho que…
Se me ha olvidado decir que la razón del batacazo fué un bolardo que impactó a la velocidad del andar en mi hinojo derecho. A la misma velocidad del impacto en una puerta de cristales que no hemos visto. Un ostión.
Por cierto, esos bolardos se ponen para evitar el aparcamiento de coches sobre la acera: la solución sería que la ciudadanía fuera más solidaria con el resto de la ciudadanía.
Anónimo ha dicho que…
Los bolardos nacen, crecen y se reproducen como "aves conejo". Son una plaga, en efecto, en Madrid y en toda ciudada que se precie. En efecto, se trata de parar con ellos la agresiones de los conductores insolidarios. En efecto, es una humillación caer al suelo después del ostión...

Copifate, me sumo a Meniscos rotos.
Anónimo ha dicho que…
En una calle céntrica de Madrid hace pocos días se monto un atasco de sillas de bebé. El primero se enganchó con su rueda en un bolardo y los que venían detrás se bloquearon. Hubo algún listillo que se salto la cola por la calzada pero entonces vino un coche por detrás y se puso a pitar. El pitido despertó a los niños que dormían plácidamente en sus sillas y se echaron a llorar. Y los padres se echaron a por el del coche. Nadie se dió cuenta de que en la otra acera había un atasco de gente cargada de bolsas de la compra...
Anónimo ha dicho que…
Zapateta, los bolardos sacan lo peor del ser humano.
Anónimo ha dicho que…
Siento lo de tu ostión...cañamón!
Anónimo ha dicho que…
Es lo que tiene. Gracias por tus condolencias, me estoy recuperando.
Nacho Hevia ha dicho que…
bueno, como decía en mi escuela la enfermera: "¿Te duele? Aremángate que te echo Reflex" Daba igual que fuesen las rodillas o las muelas... ayyy

besos!
Anónimo ha dicho que…
Más vale bolardo en mano/rodilla que ave-conejo volando...
Anónimo ha dicho que…
un ostión de tal magnitud no se cura ni pá´ Dios con Reflex, ¿alguien te auxilio, Dani? aunque no gritaras, veo ese leñazo de tal magnitud y vamos requiere primeros auxilios, looooo menos jajaja

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e