Ir al contenido principal

GAUDEAMOS… BLOG-ITUR

Metro de Madrid, 8 de la mañana. Dos chavales universitarios ’dialogan’ -entre bostezos otoñales- sobre su incipiente carrera de periodismo... Se dirigen a la ‘Complu’ (Universidad Complutense de Madrid) y hacia un futuro incierto. No han empezado a estudiar y ya hablan de pasar de estudiar y poner un chiringo en Ibiza o en Torrevieja.

Uno dice que pasa de política, el otro asegura: “el periodismo me la sopla”. Total –reflexiona el primero- con la crisis acabaremos reponiendo marcas blancas en el Día. Ya te digo –empatiza el otro-.

Un pasajero anónimo se levanta de su sitio y se dirige a ellos: ¡lo lleváis claro conmigo, chavales! Una señora, les susurra desde atrás: éste es el de redacción periodística… Los dos estudiantes se miran –flipados- y se callan. Del fondo del vagón surge hasta el “primer plano” un boxeador vestido de corto y muy estrafalario. Cruza la escena, los mira a todos y cuando cierra la puerta que da acceso al vagón contiguo, masculla: en al cuadrilátero me gustaría veros a todos, gañanes.

¿Profesor? Le llaman los estudiantes con cierto coñeo que tratan de convertir en simpático para evitar un etiquetado prematuro. Díganme, contesta el profesor. No se lleve una impresión equivocada… Es que los jóvenes lo tenemos chungo. El maestro se encoge de hombros, pasa de ellos y se dirige a un veinteañero que no para de teclear en su portátil al fondo del “metro”. Le pregunta ¿Lo tienes? Lo tengo, contesta.

Chicos, gracias, ya tengo mi post de mañana. ¿Y el negro? Pregunta el que pasa de política. Es un alumno que no leía los periódicos, ni los digitales. La señora que les susurraba vuelve a su sitio y pulsa stop. Lo ha grabado todo. Es para el videoblog de mi hijo. Los dos chavales se miran… ¡Flipo, tío! Ambos a la vez. Pues yo… suspira el… ‘negro’.
PD.: Basado en hechos irreales
------
*La imagen corresponde a Pau Sánchez.

Comentarios

copifate ha dicho que…
A DANIEL SESEÑA SE LE DA EL METRO, ESA BIBLIOTECA PERIPATÉTICA QUE CIRCULA POR LOS BAJOS DE MADRID. CADA VEZ QUE NOS REGALA UN RELATO DE VAGÓN ES UN DISFRUTE.
NO OLVIDO EL DE "ME HE QUEDADO CON TU IP (O ALGO ASÍ)..."
Anónimo ha dicho que…
Pues muchas gracias, fiel copifate. Te digo lo mismo que líneas más abajo a "La zapateta": no sé qué haces que no tienes un blog ya... Podría escribirse en esos talleres sobre 'cruz' y 23 bordados 'a mano' dereceha.

Un abrazo!
Anónimo ha dicho que…
La irrealidad supera siempre a la ficción.

Gracias.
Anónimo ha dicho que…
Queeeeeda.
Macarena Rodriguez ha dicho que…
Hola, te he dejado un comentario en el blog de Cámara Abierta, pero aún no lo he visto publicado y me preguntaba por qué es necesario registrarse para comentar?? eso echará a mucha gente para atrás... de hecho, no he visto ni un sólo comentaria en el resto de post...
Gracias!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e