Ir al contenido principal

ESA COSA QUE LLAMAN GENTE

¿Tú eres muy ong, no? ¿Y eso? Siempre te fías de la gente. Bueno, y por qué no lo voy a hacer. No sé, a mí me parecen todos unos hijos de puta. Se te va la pinza. Que sí, que te lo digo yo, que la gente está pirada, va a lo suyo. Eso no les convierte en unos hijos de puta. No te creas.

Cuando llegó el autobús, a través del cristal, comprobé que Ernesto y Diego seguían hablando. A los 5 minutos llegó una pareja de cuarentañeros a la parada.

¿Te has pasado un poco con ella, no? Es posible, pero se lo merece. Yo creo que todo el mundo necesita una oportunidad. No lo creas, en la mayor parte de los casos esta tía se comporta igual… primero se vuelca y cuando te camela, se apea y te deja colgado… es lo que le hizo a Luisa. Ya, será una patología. Es una hija de puta. Es posible.

De nuevo el autobús me dejó sin conocer un poco más de la historia. El vacío lo ocuparían poco después una madre octogenaria y su hija de 60. Salían chispas…

Madre, por Dios, deja de contar tu vida a la gente. A la gente no le interesa tu vida… me tienes hasta ahí. Te dejas el bastón, pierdes la cabeza y vuelves locas a las dependientas. No puedo contigo, mamá… Ayer igual, hoy también… ¿Es que no te das cuenta de que un día te va a pasar algo? Me tienes hasta ahí, me tienes hasta ahí… Vamos a coger un taxi. Entró primero la madre con la ayuda de la hija. Ésta dio un portazo y le oí indicar al taxista la dirección con el mismo tono que usaba con la madre.

Llegué a la mitad del libro y me fui. Últimamente me cuesta leer en cualquier lado. La parada está demasiado expuesta a pequeñas historias. ¡Qué hijo de puta! Masculló un señor desde detrás de la parada. Se dirigía a mí el tipo. ¿Perdón? Me dirigí a él. Ese es mi sitio, le he estado observando y no se ha subido a ningún autobús. Es usted un hijo de puta. Me giré y me marché del todo.
----
*La foto es de El País.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿Y cuando, a pesar de todas las conversaciones de alrededor, consigues concentrarte en tu libro? Ese es un momento impagable. De todas formas, yo he acabado por disculpar, dejando a parte los exhabruptos joputeros de algunos seres cabreados consigomismos, las conversaciones entre seres presentes. Lo que no acabo de soportar ni entender son las conversaciones banales y en alta voz a través del móvil. De esas, no se evade ni la mejor novela de Paul Auster.
Anónimo ha dicho que…
ex abrupto es sin hache, zapateta.
Anónimo ha dicho que…
gracias... tómate una orcata a mi salud..
Anónimo ha dicho que…
Hola Daniel:
Soy seguidor de La Oreja de europa. Hoy he viso tu comentario y he decidido hacerte una visita y enviarte un saludo.
Tenemos algo en común: mi mujer me reprocha que me quedo atrapado por una conversación en una cola, en la barra de un bar...
Anónimo ha dicho que…
Si os dais cuenta,la mayoria de cosas que se oyen un dia normal en la calle,son exabruptos,como sigamos así,no tendremos nada que envidiar a los hombres de las cavernas,ya lo decia yo..involucionamos.Un saludo y ahí dejo carnaza.
dsesena ha dicho que…
Zapateta, no te preocupes ni por la h "muda" ni por la gente... los libros no son nada sin los joputeros que nos rodean; todos somos joputeros en algún momento, no?

Anónimo, ¿de dónde vienes, siempre estás y sólo te pronuncias si descubres una letra fuera de lugar? En cualquier caso, bienvenido.

Capitán, eso eso... tu echa leña al fuego. jejeje.

Emilio, un placer y un lujo tenerte por aquí... ya sabes cómo es esto de los enlaces y los perfiles. Después de tu comentario me he pasado por tu "comunidad" y ya tienes un seguidor más. En cuanto a la Oreja de europa... en efecto ya somos dos los que ponenos el oído en lo que nos cuenta Macarena.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
No quiero ir de sobradito pero qué le pasa a la gente, es decir a nosotros, para estar tan irascibles. Esa cosa a la que llamamos gente somos nosotros.

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos