Ir al contenido principal

ESA COSA QUE LLAMAN GENTE

¿Tú eres muy ong, no? ¿Y eso? Siempre te fías de la gente. Bueno, y por qué no lo voy a hacer. No sé, a mí me parecen todos unos hijos de puta. Se te va la pinza. Que sí, que te lo digo yo, que la gente está pirada, va a lo suyo. Eso no les convierte en unos hijos de puta. No te creas.

Cuando llegó el autobús, a través del cristal, comprobé que Ernesto y Diego seguían hablando. A los 5 minutos llegó una pareja de cuarentañeros a la parada.

¿Te has pasado un poco con ella, no? Es posible, pero se lo merece. Yo creo que todo el mundo necesita una oportunidad. No lo creas, en la mayor parte de los casos esta tía se comporta igual… primero se vuelca y cuando te camela, se apea y te deja colgado… es lo que le hizo a Luisa. Ya, será una patología. Es una hija de puta. Es posible.

De nuevo el autobús me dejó sin conocer un poco más de la historia. El vacío lo ocuparían poco después una madre octogenaria y su hija de 60. Salían chispas…

Madre, por Dios, deja de contar tu vida a la gente. A la gente no le interesa tu vida… me tienes hasta ahí. Te dejas el bastón, pierdes la cabeza y vuelves locas a las dependientas. No puedo contigo, mamá… Ayer igual, hoy también… ¿Es que no te das cuenta de que un día te va a pasar algo? Me tienes hasta ahí, me tienes hasta ahí… Vamos a coger un taxi. Entró primero la madre con la ayuda de la hija. Ésta dio un portazo y le oí indicar al taxista la dirección con el mismo tono que usaba con la madre.

Llegué a la mitad del libro y me fui. Últimamente me cuesta leer en cualquier lado. La parada está demasiado expuesta a pequeñas historias. ¡Qué hijo de puta! Masculló un señor desde detrás de la parada. Se dirigía a mí el tipo. ¿Perdón? Me dirigí a él. Ese es mi sitio, le he estado observando y no se ha subido a ningún autobús. Es usted un hijo de puta. Me giré y me marché del todo.
----
*La foto es de El País.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿Y cuando, a pesar de todas las conversaciones de alrededor, consigues concentrarte en tu libro? Ese es un momento impagable. De todas formas, yo he acabado por disculpar, dejando a parte los exhabruptos joputeros de algunos seres cabreados consigomismos, las conversaciones entre seres presentes. Lo que no acabo de soportar ni entender son las conversaciones banales y en alta voz a través del móvil. De esas, no se evade ni la mejor novela de Paul Auster.
Anónimo ha dicho que…
ex abrupto es sin hache, zapateta.
Anónimo ha dicho que…
gracias... tómate una orcata a mi salud..
Anónimo ha dicho que…
Hola Daniel:
Soy seguidor de La Oreja de europa. Hoy he viso tu comentario y he decidido hacerte una visita y enviarte un saludo.
Tenemos algo en común: mi mujer me reprocha que me quedo atrapado por una conversación en una cola, en la barra de un bar...
Anónimo ha dicho que…
Si os dais cuenta,la mayoria de cosas que se oyen un dia normal en la calle,son exabruptos,como sigamos así,no tendremos nada que envidiar a los hombres de las cavernas,ya lo decia yo..involucionamos.Un saludo y ahí dejo carnaza.
Dani Seseña ha dicho que…
Zapateta, no te preocupes ni por la h "muda" ni por la gente... los libros no son nada sin los joputeros que nos rodean; todos somos joputeros en algún momento, no?

Anónimo, ¿de dónde vienes, siempre estás y sólo te pronuncias si descubres una letra fuera de lugar? En cualquier caso, bienvenido.

Capitán, eso eso... tu echa leña al fuego. jejeje.

Emilio, un placer y un lujo tenerte por aquí... ya sabes cómo es esto de los enlaces y los perfiles. Después de tu comentario me he pasado por tu "comunidad" y ya tienes un seguidor más. En cuanto a la Oreja de europa... en efecto ya somos dos los que ponenos el oído en lo que nos cuenta Macarena.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
No quiero ir de sobradito pero qué le pasa a la gente, es decir a nosotros, para estar tan irascibles. Esa cosa a la que llamamos gente somos nosotros.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e