Ir al contenido principal

EL PEGADOR Y EL REVERSO FREUDIANO DE LOS CHIRIMBOLOS MADRILEÑOS

Sabía que no podía fallarme. Hacía, por lo menos, ya un par de semanas que no daba señales de vida… Pero su activismo… surrealista, ha podido con el silencio. En este caso, digo yo, para invitar a que demos la vuelta a las cosas más claras y transparentes. No hay más que girar un elemento para mirar qué profundidad tiene. De pronto, te llevas la sorpresa.

Alguien me sugirió/comentó que el responsable de la pegada urbano-freudiana era el mismo Casimiro. Ojalá, exclamé. Me temo que no puede ser… Entonces otro comentarista habitual de este blog –creo que fue “copifate”- me preguntó si no sería yo el propio autor. No pude evitar la carcajada. Es más, me hizo dudar… ¿Y si esto de llevar una doble vida bloguera nos sumerge en un sonambulismo ocasional e indexado?

Pero no, mi chica me habría retenido antes de una de mis supuestas escapadas surreales. Hubo un día que estuve cerca de pillarle in fraganti… La cara de Sigmund rezumaba pegamento y se había despegado gracias al aguerrido viento que no dejaba de soplar. Estaba en el reverso tenebroso de uno de los chirimbolos publicitarios gigantes que Gallardón nos ha regalado a los madrileños. Se me escapó por poco…

Reconozco una cosa, doctor… Ya no quiero averiguar su identidad. Prefiero seguir “las migas” que va dejando en el camino. Bastante tengo con la mía, mi identidad. O no. ¿Doctor?

Salud.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Solo te puedo decir,que a mí no me mires ,yo tampoco he sido,a no ser como dices tú,que sea sonámbulo y... si fuera así,(por la distancia a la que me encuentro)ahora comprendo,algunas mañanas que parece que me hayan dado una paliza y me cuesta horrores levantarme.Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
Jajaja, mira que si al final "el pedador" somos todos. Sería redondo y delirante, eh?

Abrazos para Helda, Capitán!
FERNANDO SANCHEZ POSTIGO ha dicho que…
que cosas pasan en el Madrid de los GAlladornes y las AGuirres ...

un abrazo.
copifate ha dicho que…
la "pegada" en REFORMAS es muy divertida; en la de hoy no se ve que dice el reverso de la placa y teniendo en cuenta las sutilezas que gasta el "pegador" sería seguro interesante: Por ejemplo, calle cortada.
Al Capi Hook le veo animado y me alegro, no están los tiempos para ayudar a la realidad. Se basta sola.
A Sánchez Postigo me gustaría preguntarle lo de GA y AG y decirle que Madrid no es de ellos dos sino de todos los que estamos a gusto en Madrid.
Para terminar, a nuestros efectos el pegador es Daniel porque él nos lo ha descubierto.
copifate ha dicho que…
Lo de las migas tiene su miga y me sugiere que en la vida lo mejor suele ser el camino y casi nunca la meta.
Dani Seseña ha dicho que…
Ahí le has dado, Juan!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e