Ir al contenido principal

ESE PEZ LLAMADO LANDA

Ayer Lucía decidió que quería secuestrar a uno de los peces que tienen las monjas en el estanque del convento. Concretamente tiene echado el ojo a uno blanco con pintas rojas. No quiere pedir rescate sino incorporarlo a su acuario de 120 litros. Un micro mundo compuesto por: un buzo anclado al suelo que suelta burbujas, plantas, bolitas de colores, un cofre, un dedal oxidado, tres cerillas bajo una roca, una calavera con dos agujeros, un muñeco de Mazinger – Z, dos soldados de la Estrella de la Muerte… y un pez llamado Landa.

Lucía siempre ha sido “landista”. No soporta a Pajares ni a Esteso, pero Don Alfredo es mucho, afirma con la cabeza bien alta. En su honor, su pequeña carpa lleva el nombre de un referente único. Ahora quiere regalarle una compañera con pintas rojas para mitigar la soledad marina. Entre nosotros, no tiene ni idea si es macho o hembra la criatura. Ya tiene nombre… y apellido: Mayra Gómez Torrebruno. Hasta aquí puedo leer...

Esta mañana ha saltado la tapia del convento, ha metido a Mayra en una red y ha vuelto a su piso para dejarla en su nuevo hábitat. Las monjas han hecho la vista gorda, pero no se han perdido ni un detalle. ¿Por qué? Ni idea. Pero ahora están comiendo magdalenas y riéndose de Lucía mientras ven el vídeo grabado con su cámara divina y oculta.

Lucía es feliz, las monjas se ríen… Mayra y Landa de momento no se pueden ni ver; se evitan. Lucía no tiene prisa. Sabe que se llevarán bien. Las monjas se parten de risa con el vídeo. Cuando Lucía vuelve del súper Landa ha desaparecido. Sólo está Mayra y el resto de habitantes inertes en el acuario. Las monjas rotas de reír.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¿Y quién fue a rescatar a Landa? ¿Sor Neptuna? o ¿Sor Hmanos Martínez?
Anónimo ha dicho que…
Lo desconozco por el momento, estamos en ello.
copifate ha dicho que…
No nos puedes dejar así. ¿Es Mayra una piraña? ¿Tiene la pecera compartimentos secretos o salidas clandestinas que solo Landa conoce? ¿por qué se ríen las monjas? A ver qué dice el pesado ese de las letras mudas.
Anónimo ha dicho que…
Seguimos trabajando en ello... espero saberlo pronto.
Hache ha dicho que…
Yo con las cosas de las monjas nunca juego ... uff ... quita quita. Ni Landas ni Estesos que valgan. Además, que no me dan risa. Vamos, que casi que me alegro por Lucía.

Ah, he tenido una revelación divina leyéndote: debo meter algún muñeco de Star Trek o mis peces se morirán de aburrimiento o lo que es peor, lo mismo se me van de "conventos"
dsesena ha dicho que…
Me alegro, H. Mañana prometo contar el desenlace.
copifate ha dicho que…
¿Puedo preguntar a Roberto Villar si ya ha recordado su PIN?
¿quería realmente fotografiar la pegatina? ¿qué piensa del psicoanálisis? ¿que representa Freud para él?
Puesto que ya no usa ese PIN, ¿puede decirnos cuál era?
¿ha reparado que desde que confundió una diana con una H, las haches han empezado a fallar en los comentarios?
Anónimo ha dicho que…
Puedes. Esperemos que te conteste. Sin duda, tus preguntas no son moco de pavo. Suerte!
Anónimo ha dicho que…
A mí,también me has hecho recordar un viaje,fue a Madrid una semana santa,estuvimos en casa de unos amigos,y una de nuestras salidas fue al parque sur,¿creo que se llamaba así?,allí en una atracción de esas de feria,en la cual debíamos introducir,una pelotita dentro de una pecera,intentándolo,intentándolo,lo conseguimos y el premio fue un pececito,al cual nuestros amigos bautizaron como "Elda".Fue un viaje,en el cual disfrutamos mucho.Un saludo,para todos.
Anónimo ha dicho que…
Con la iglesia hemos topao.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…