Ir al contenido principal

CASIMIRO NO INDEXA

Casimiro habla solo, sí... Pero tiene una capacidad extraordinaria para captar conversaciones y detalles de la vida realmente curiosos. Les ocurre a muchas personas que no paran de hablar, parece que no escuchan y luego te sorprenden con un cuadro –casi clínico- sobre la persona a la que se dirigían. Saben extraer sin aparentarlo el trastero de las palabras vistas. Recuerdo cuando Casimiro me soltó aquello de que seguir a las personas que hablan solas era un síntoma de locura. O algo así...

Pero en esta ocasión, Casimiro viajaba en metro con un Mp3 –el Ipod lo había dejado en casa-. Se apartó el auricular derecho para tratar de escuchar, con cierto disimulo y frunciendo el ceño, una conversación entre dos treintañeros. Le llamó la atención los gestos de desesperación de uno de ellos en contraposición con el temple del otro. Puso la ojera y descubrió que a pesar de que hablaban español como él, no entendía nada de lo que decían... Así que puso a grabar sonido ambiente con su Mp3. El resultado fue éste:

-Va, tío, méteme en tu feevy. Tírate el rollo.
-Es que no das el perfil
-Mira, me paso todo el día twitteando, escribo sin parar, estoy facebook, en Plurk
-Lo sé, ser plumero no basta… tu blog no indexa bien.
-Pero si lo comparto todo y no paro de menear mis post
-No insistas, te faltan comentarios y entradas
-…
-No tengas prisa, puedes ir haciendo blogging y dándole al microblogging. El tiempo lo dirá.
-Pero…
-Ni peros ni nada. Enlaza, enlaza y piensa en lo que escribes.

Paquito el kioskero se encogió de hombros cuando lo escuchó. Casimiro quiso compartir su grabación con él, porque Paquito está al día de todo. Pero en esta ocasión no pudo ayudarle. Después, ambos se quedaron a cuadros cuando el nieto de Casilda, la vecina estrafalaria, que lo había escuchado todo empezó a reír y a cantar: vosotros si que no indexáis. Jajajajaja. ¡Vosotros si que no indexáis!

Ha pasado una semana. Esta mañana me he cruzado con Casimiro y no me ha saludado. Estaba muy ocupado caminando y twitteando con su nueva Blackberry... Y seguía hablando solo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Yo,una vez indexé y me cargué 7 años de la contabilidad de mi empresa. Como se acercaban las fechas de presentación de Cuentas tuve que aprender en una semana a UNINDEXAR. Lo conseguí. Sin embargo, si me preguntaran cómo lo hice no sabría qué responder. Desde entonces no he parado de practicar "el prueba y error" con las nuevas tecnologías. Mi psicoanalista dice que es masoquismo autodestructivo, bueno lo digo yo y él asiente. Lo veo por el rabillo del ojo.
Dani Seseña ha dicho que…
"La zapateta", cada día disfruto más con tus comentarios. Yo indexo, tu indexas y él... asiste.

Salud!
Nacho Hevia ha dicho que…
Se me ocurre pensar que casi no he entendido la totalidad de los términos internáuticos que has (han) utilizado --y eso que, más o menos, creo estar "actualizado"--
Genialmente narrado, Daniel.
El paseo que estoy haciendo por tu blog es de lo más agradable.
Un saludo!
Anónimo ha dicho que…
NPI...tal vez,entienda más a Casimiro,(con sus cosas),que a los chavales de los que hablas.A mi se me habría quedado una cara de "gili"...cosa que no le paso a Casimiro,con lo cual tuvo que sorprenderle menos de lo que a mi me habria sorprendido.Un saludo,de alguien que no entiende ese argot.
Dani Seseña ha dicho que…
Nacho, gracias y bienvenido!

Capitán, te lo traduzco en dos líneas(según Casimiro, que el tio se ha puesto las pilas):

-Eh, tio, déjame ser amigo vuestro.
-No, eres un pringadillo.

Más o menos.
Silvia MV. ha dicho que…
Casimiro es ocurrente, me está empezando a caer en gracia, y reconozco que al principio cuando lo conocí, me resultó un pedante que puede ir por el mundo haciendo lo que quiere y criticando a los demás quizá por hacer lo mismo que él, pero me está despertando tenura con su peculiar mundo.

¿Como le hubiera sentido a Casimiro, que tú Daniel, le hubieras grabado una conversación?

Saludos.
Dani Seseña ha dicho que…
Seguramente hubiera dejado "correr" la grabación... Se haría el "loco" y daría un giro a su discurso. Pero ten en cuenta que va por la calle hablando solo, sus monólogos son públicos, no los oculta.

Me alegro de que te decantes por la ternura... Se lo merece el hombre. Es un crak!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa