Ir al contenido principal

REPLICANDO, QUE NO ES TU MUNDO

Queridos comentaristas, anónimos, lectores y amigos, me veo en la obligación de trasmitiros una mala, muy mala, noticia: Casimiro ha muerto. Ocurrió el sábado pasado. Paseaba con mi perra… Ella a lo suyo y yo mordisqueaba el “extremo” de la baguette que había comprado para desayunar. Al mismo tiempo ensayaba por dentro la presentación como moderador que me tocaba hacer el lunes en la Conferencia de Software Libre (Málaga)…

Al torcer por una de las calles de mi barrio veo a un operario del 112 tratando de reanimar a un tipo, tirado en la acera. Le da golpes en el pecho, masajes cardiacos… No quiero mirar, pero algo me lleva hasta el escenario. Efectivamente, es Casimiro. Me quedo mudo, colapsado. Mi perra olfatea. Me alejo, me acerco, me vuelvo a alejar y vuelvo. El enfermero se da por vencido y cierra los ojos de Casimiro.

Mientras escribo este post, con las lágrimas que no puedo retener, intento entender lo que Casimiro escribió en un papel que ahora está en mi poder. No me preguntéis cómo tuve “el valor” para hacerlo, pero me acerqué al cadáver y no pude resistirme. De su mano izquierda asomaba la esquina de ese papel, me hice pasar por un vecino y disimuladamente lo saqué del puño. Una frase en medio del blanquecino DIN-A4 partido por la mitad: Yo vi cosas que tú me reprocharías, decisiones erróneas más allá de la razón, es hora de volver. Así, sin más. Casimiro dixit. Aún no he hablado con Paquito, el kioskero. Seguiré informando.
Hasta siempre, amigo.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me había desconcertado lo de "es hora de volver" hasta que he recordado a Blade y a Ridley y he entendido. ¡Quién lo había de decir! ¡Casimiro era quién pegaba las caritas de Freud!
Anónimo ha dicho que…
Quizás Paquito nos saque de las dudas que ahora mismo nos asaltan a todos. Lo de "es hora de volver" se le ha convertido al pobre Casimiro en la frase real de Blade Runner "es hora de morir". Lástima que no pueda vivir, pero ¿quién vive? (Gaff-Blade Runner). Parece que Casimiro sí estaba intentando vivir según expresaba en su papel... ¡La pucha!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e