Ir al contenido principal

PACO SE RESETEA

Paco es feliz. No tiene problemas. Está forrado y sus ahorros no corren peligro. Su vida sentimental es perfecta, o casi. Calza un 42, es huérfano y come limones todos los domingos. Lee mucho, sobre todo relee a los clásicos alemanes. No se pierde una peli de Garci, come sardinas, consume Coca Cola Zero por un tubo y los martes hace 500 abdominales. Su despertador le alienta cada mañana (a eso de las 7:30) con “Suspiros de España” (Diango). Su mujer, Tania, lo tolera.

Pero ayer se vio obligado a tomarse un Orfidal. El vendedor de melones de la esquina, cerca de su chalet, le enseñó un recorte de periódico que le inquietó. Disimuló ante él, entró en la farmacia y como es médico no le costó encontrar receta. No paró de darle vueltas todo el día al recorte. Tania estaba fuera, en viaje de negocios. Exporta rabos de pasa para la alta cocina de Groenlandesa.

Por qué, por qué, por qué… Cómo, cómo, cómo… No entendía nada. Estaba hundido, perdido. Puso la tele, se zapeó toda la programación de las 13 horas. Fue a la cocina, se colgó de un gancho y se marcó unas 200 abdominales. Se conectó a internet, habló con su amigo Diego Santos, ubicado en Bután. Visitó un par de webs para buscar consuelo en su inquietud y cerró el portátil. Se echó una siesta y cuando despertó, el orfidal había hecho su trabajo. Estaba algo mejor. Veía las cosas de otro modo. Pero seguía sin saber dónde agarrarse.

Sonó la puerta, abrió y se encontró al vendedor de melones, Eulogio. Venía con el recorte en la mano. Te lo has dejado, era para ti. Paco lo cogió, se despidieron y colgó el papel bajo la influencia de un imán. Cuando llegó de su viaje, Tania fue a la cocina, vio el recorte y salió corriendo –alarmada- a la habitación. Paco estaba durmiendo abrazado a un limón sin pelar a su lado. Se abrazaron. No pasa nada, dijo ella. Van a hacer una maternidad nueva con el mismo nombre. Yo nací en esos escombros, sentenció él.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Como siempre sorprendente.
Levantar nueva vida desde los escombros, renacer siempre.
Me quedo aquí, abrazada a mi limón, leyéndote en la placidez de la esperanza.
Un abrazo siempre...
Hache ha dicho que…
Ay, que tiernos escombros y como siempre, que sencillo lo cuentas. Como me gustan esos personajes tan de andar por casa, con el limón entre las piernas.

;-)
Anónimo ha dicho que…
Gracias por vuestros comentarios. Es que estos personajes y los limones, hacen remover hasta los cimientos más fuertes.

Un abrazo a Elda; y "rebienvenida", Hache, cuánto tiempo.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
memorable. un gran cuento.
Hache ha dicho que…
Vine al olor de los limones .. yo soy la chica naranja recuerda ...
Anónimo ha dicho que…
Qué grande, Dani!!!! Mi maternidad (aclaremos: el sitio dode nací) tampoco existe, sin embargo lo tiraron cuando yo era demasiado pequeño para soportar el ácido cítrico. Mi madre me dió una rosquilleta y seguimos viendo "Comando G" en la tele. Kio trataba de poner la nave en marcha para rescatar a Princesa de los malos...
Anónimo ha dicho que…
Comando G, comando G... siempre alerta estáaaaa! Qué grande, "La". Recuperemos al fénix y su día de cenizas.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Yo era más de Mazinger Z y donde yo nací,hoy es un geriatrico.Tal vez donde acabe mis ultimos dias.¿Que paradoja no?
Anónimo ha dicho que…
Sí que lo es, sí... Tendrías que escribir un post sobre ello. Seguro que sería muy interesante.
Anónimo ha dicho que…
En realidad,no lo pienso,es una manera de "incitar" a los "Anonimos"..hace tiempo que no se nada de ellos.Por cierto he visto tu programa y me ha gustado mucho.Un saludo cordial.
Anónimo ha dicho que…
Te digo por qué, los anónimos han decidido salir del sin nombre y se han apodado... con el que más has 'intercambiado' impresiones ya te adelanto que es "copifate". Francamente, echo de menos vuetros diálogos.

La zapateta y Eva también eran anónimos antes.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Me alegro que haya llegado a buen fin,nuestro cambio de impresiones,así podremos hablar de tu a tu.Es lo que me gusta de los blogs.Un saludo para todos.
Anónimo ha dicho que…
Yo todavía no he salido del anonimato, pero lo haré. Mientras, seguiré atento estas conversaciones. La verdad es que merece la pena la imaginacion que se mueve en el mundo de dani seseña y sus lectores.
Nacho Hevia ha dicho que…
Al volver (ya sea por el recuerdo, ya sea por mis pies) alfileres fríos se me clavan con sordos ayes...

saludo y abrazo!!!!!!!!!
copifate ha dicho que…
Bueno Garfio, no es culpa tuya pero a pesar de lo mal que suena la palabra geriátrico, en tu observación hay poesía. Daniel nos remueve a todos: Yo nací en la cama de mi madre en la casa familiar que era de alquiler y hoy son oficinas no se de qué.
Anónimo ha dicho que…
Esa es otra historia con mucha miga, copifate. Al final todos somos pasto del papeleo urbano.
Anónimo ha dicho que…
Para Copifate;cuando yo nací era un hospital,ahora es un geriatrico(que a mi la verdad,la palabra,Geriátrico,no me suena mal,es el sitio donde llevan a las personas mayores,y que con suerte,a lo mejor,tal vez,dios quiera,vaya un día yo)...pero esto te va a gustar,antiguamente allá por el año 1800 y pico era un Manicomio...¿que como te suena eso?Saludos
Anónimo ha dicho que…
Qué bueno, Capitán!! Seguiremos entrelazando y relacionando posts y comentarios. El fondo, en el fondo, es lo mismo, pero hay que ver cuantos matices tiene!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e