Ir al contenido principal

MIGUEL Y SU FÓRMULA ‘FRESH PALIN’

Transmitiendo desde Cáceres… en directo ¡Mentira! Estoy escribiendo este post el jueves para no dejar a MISTERVÉRTIGO en silencio hoy. Es cierto que estaré en tierras Extremeñas, en pleno Congreso de Nuevo Periodismo. Me gustaría estar posteando en directo y subir fotos y vídeos… para contaros lo que va pasando; pero digamos que he entrado en la tecnología, pero ésta, de momento, no ha entrado por completo en mí.

Bueno, ya os contaré. Mientras tanto, quiero compartir con vosotros la siguiente historia: resulta que a Miguel, el panadero le ha dado por pensar más de lo común mientras mete las pistolas, baguettes y demás en el horno. La fusión entre flujo de ideas y el calor del fuego directo es una bomba de pensamiento. Asegura que si banqueros, George W. Bush, Sarah Palin, jardineros y fareros skandinavos se comen en ayunas un anacardo, medio gramo de panceta, unas gotitas de suero fisiológico y medio gramo de Lexatín, las hipotecas bajarán… Es más, los morosos pagarán, los clubs de fútbol tendrán liquidez y Ferrari no abandonará la Fórmula 1.

Según su fórmula, la estructura genético-transgénica de los elementos finales redundan en la evacuación de una solución plausible sobre la desazón económica mundial. Ah! Y muy importante: antes de dormir, recomienda contar camarones –que no ovejas- saltando un listón de 1 metro de alto en una pista olímpica de tan sólo 400 metros.

Ayer compré una barra de pan de leña recién salida del horno. Sabía –cómo decirlo- diferente. Me quedé sentado en el banco de fuera. Observé a la gente. Todos salían 'flotando' de la panadería y comiendo un mendrugo arrancado… Después, muchos se dirigían a las oficinas de ING a devolver el dinero que habían sacado días antes por los malos rumores que azotaban al “fresh banking”.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Pienso lo mismo que Miguel,que si supieran vivir la vida,dejarian vivir en paz a los demás.
Una persona que disfrute de la vida,(que no de la de los demás),es una persona feliz,y hace felices,(o lo intenta)a las personas que tiene alrededor,Si la persona es desgraciada,por norma general,hara desgraciados a todo el que tenga cerca,incluso se sentira mejor,cuando sienta que lo consigue.Un saludo

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e