Ir al contenido principal

REMOVIENDO LA BATIDORA

Cuando me encontré con Marcelo, no me lo podía creer. Pensé que tras la muerte de Casimiro no volvería a dejarse caer por el barrio. Me equivoqué. Tenía que liquidar algunas cosas y vaciar la casa… lo quería hacer él mismo. No me conoce, pero yo a él sí. Paquito siempre me ha puesto al día. Salía de vender al peso una vieja batidora… En Cash Converter no me daban ni un “duro” por ella…

No es que quisiera hacer negocio, pero bueno, al menos debía darle una salida… de peso: destruirla (me lo prometió el chatarrero). Me salió la vena egoísta y me daba pena dejarla en un contenedor para que otro se la llevara. Es irracional y poco sostenible, lo sé… pero hay cosas que no se pueden evitar.

Me encontré con Marcelo de golpe. Le saludé y se extrañó. Entonces le conté que yo seguía a su padre para intentar enterarme de su discurso. Y él matizó que era su padre quien me seguía a mí para intentar enterarse de mis discursos. No sé por qué no me sorprendió, pero se me puso la piel de gallina. Accedió a tomarse un café conmigo.

Charlamos mucho. Al parecer Casimiro fue un tipo brillante en su día. En su empresa instauró la reutilización de grapas en los corchos de anuncios internos. Y muchas cosas más, que ahora no viene al caso. No fue padre ausente… Marcelo sigue resentido con él. Por lo visto no ha llorado. Pero en sus palabras hay amor, mucho… hacia Casimiro. Por lo visto cuando era pequeño le prometía muchas cosas que luego no cumplía y le dejaba tirado en más de una ocasión. Su trabajo parecía ser su máxima prioridad.

Paquito un día me contó que Casimiro adoraba a Marcelo, pero que éste no se lo ponía fácil. Sí hubo algo de abandono en los años mozos, pero quiso arreglarlo. El problema es que los elementos no favorecieron y han quedado muchas cosas pendientes. Nuestra conversación también. La aplazamos, porque me prometió volver al barrio en breve antes de irse a Villafausto. Al regresar a casa pasé por la chatarrería y recuperé mi batidora. No sé aún qué hacer con ella. Pero seguro que tiene algo dentro que se puede aprovechar.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Las batidoras remueven y mezclan, y su sonido nos trae recuerdos de esas comidas familiares de invierno, ya con las luces del comedor encendidas. Luego, pan al tarro de la mayonesa y a la boca, y después siesta de pijama y orinal viendo un partido de la liga inglesa. Por entonces no jugaba ni el niño, ni el Cristiano, ni el tonto de Ferguson recurría a críticas simples y trasnochadas sobre que si el Real Madrid es un club franquista. Soy del Atleti, pero hay cosas que no se "puen aguantá".
Anónimo ha dicho que…
¿Y qué me dices de aquellos 5 (que no 6) Naciones, o las pelis de los Hermanos Marx... Como sabes, yo también soy del Atleti y estoy contigo; hay comentarios que sobran y podían metérselos por... "la batidora".

Salud!
Anónimo ha dicho que…
Yo soy del Madri y no se por qué. A mi Franco me parece un mierda. No solo no respetaba a nadie sino que fusiló a sus contrarios. No se merece respeto. Ese Ferguson no va descaminado, a Franco le vino muy bien el Madrid de entonces para desviar la atención o hacer creer que todos éramos Distéfano.
Yo soy del Madrí, ya digo, y mis dos hijos son del Atleti, valen su peso en oro, respetan a todo el mundo y se hacen respetar.
¿Ferguson de qué juega?
Anónimo ha dicho que…
Capi
Siempre un hijo,debe querer al padre,el padre,al hijo,tal vez,se queden muchas cosas en el aire...entre los dos,pero siempre hay amor,por mucho que al final,crean odiarse.La verdad,nadie nos enseña a querer,como se hace y lo que significa...y pasa el tiempo...y a veces llegamos a hacer un desgraciado/a a la persona que mas queremos.Un saludo emocional.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e