Ir al contenido principal

BISTURÍ DE UN DÍA COMPLEJO

Hoy parece que va a ser un día intenso… Promete. A medio día voy a entrevistar a Julio Mayol, un cirujano bloguero que compatibiliza el bisturí con el posteo diario. Lleva haciéndolo desde hace tres años. No es una bitácora sólo para “colegas”. Habla de política (y no se corta un pelo), de música, de cine, de la muerte… Y siempre con el sentido del humor de fondo (y forma) para desengrasar. Y lo hace muy bien.

Y no es fácil puesto que se expone a pecho descubierto tanto a los elogios como a duros comentarios… Está claro que le compensa y yo, como lector, lo agradezco. Antes de Anatomía de Grey no había reflexionado yo sobre qué siente un cirujano… Ahora sé qué se cuece por los interiores de Mayol.

El martes que viene, que no hoy, podréis ver el resultado en el programa. Espero no defraudar. De momento, os recomiendo un intenso paseo por su blog. Para mí, ya es uno de los imprescindibles. Pero la cosa no acaba aquí… Tenemos que preparar el siguienteel especial” de enero. Suena a premio. Y es que dentro de poco se entregan los premios Miradas2 y algún bloguero se va a llevar una sorpresa. Hasta aquí puedo leer; como diría ella.

Y para completar el día, estamos pensando en grabar al bloguero, o sea un servidor, en alguna localización que huela a Navidad… Por Madrid, claro; perdonad por el pecado localista, pero es que no tenemos ni tiempo ni pasta. Se aceptan sugerencias.

Por cierto, antes de poner el “¡Salud!” a esta entrada, os comento dos cosas más: una, que desde mañana un colaborador va a postear en Mistervértigo. Se llama Fabio Carabeo y espero que le tratéis bien; y me voy recordándoos que HOY 10 DE DICIEMBRE, es el día internacional de COMENTAR EN LOS BLOGS… Así que.

Salud!

PD.: ¡Felicidades “ladefilosofía”!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
¡Qué bien otro día internacional más!...
Por cierto hoy, también, es el de los Derechos Humanos.
Siempre es un placer regresar a este, tu hogar.
Un abrazo grandote...
Juana ha dicho que…
Cada vez que sale el Dr.Mayol/Dr.Klint/Julio/Gustavo en la TV, mi familia y yo nos lo grabamos y lo vemos como si de "Anatomia de Grey" se tratase jajajaja
No defrauda, os lo aseguro.
Si no viste al Dr.Klint por allí es que te fijaste "poco" jajajaja a la que te descuidas ¡Sale! jajaja
Un saludo
Dani Seseña ha dicho que…
Digamos que le intuí y al final conocí una parte de él. Como dices, a la que te descuidas: aparece por ahí... entre líneas.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa