Ir al contenido principal

JAPÓN EMPIEZA A CERRAR EL CÍRCULO

Con la Navidad encima, hay gente que trata de inventar festejos más o menos originales –pero que rompan un poco- para celebraren un segundo plano. Así por lo menos lo han decidido Martín Morador, Javier Pistacho y Ricardo Mariachi.

Son amigos de la infancia y se han reencontrado con Japón Soriano (el cuarto de la pandilla) gracias a Facebook. Cada año se reúnen y congregan a las amistades desperdigadas por ahí. No escatiman y nunca les sale un mal plan. La jornada suele empezar a la hora de la comida para terminar de madrugada. Y este año va seguir la misma estructura, pero con la novedad de que todos los asistentes tendrán que disfrazarse.

Lo han pensado exclusivamente para Japón. Quieren que supere su fobia al disfraz. Así que se lo han hecho saber, con su inevitable mala respuesta a priori. Pero con un poco de argumentos sentimentales, otro poco de referencias a los tiempos dorados de la adolescencia –no menos sentimentales- y un enfático ¡No puedes faltar! Japón es convencido.

¿De qué me disfrazo, Berta? No sé, Japo… ¿Quieres ir a lo expresionista, a lo sutil, a lo barroco, a lo gore? ¿Gore? No me hables de gore, creo que aún me quedan rescoldos traumáticos. Bueno, pues te sugiero que vayas en bolas. ¿Estás loca? Tú eres un tío transparente, haz gala de ello, exhíbelo. Mmmmm Claro, mira, no estás mal, tienes una buena… No sigas. Insisto, no estás mal y no tienes nada que ocultar. Eso lo haría si quisiera provocar y no es el caso…

Martín, Javier y Ricardo no tienen mala intención alguna. Quieren reencontrarse y piensan que disfrazarse es una buena forma de romper la escarcha acumulada con los años de “separación”. No hay temática, cada uno puede ir de lo que quiera, incluso de lo que uno no es. Dicen que el disfraz que uno elige siempre tiene algo de uno. Sin embargo, no pueden evitar especular con la indumentaria que llevará Japón.

Ya lo sé, Berta. A ver…

con amigos y/o familia estos días alegres. Los cotillones, gorritos, matasuegras… siempre tan presentes, han de quedar
Continuará...

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Cuándo??? qUÉ pasa con Japón??
Anónimo ha dicho que…
Capitán garfio
Creo que la mejor forma de olvidar vergüenzas,fustraciones y complejos,es enfrentarse a ellos.
Muy bien por sus amigos.
Un saludo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa