Ir al contenido principal

SEÑOR BAJITO EN WC BOTÁNICO

No había parado en toda la mañana. Cuando Gustavo tuvo un segundo para ir al baño no lo dudó… y tampoco le quedó otra. A no ser que quisiera hacérselo encima; que no era el caso. No había nadie, él solo de pie enfrentado al urinario. Tardó, pero al fin salió el efluvio de tensiones acumuladas desde las 7 a las 11.

Alguien le llamó la atención. Tres golpecitos en el hombro. Se giró, pero no vio a nadie. Bajó la mirada y se encontró con un señor muy bajito –no levantaba un palmo del suelo recién bañado en lejía- que le miraba con atención. Pero no dijo nada. Gustavo no sabía cómo había podido llegar al hombro y juntar tres golpes consecutivos en el mismo salto.

Terminó, se abrochó los botones, se lavó las manos y el señor seguía ahí… Mirándole, sonriendo, pero sin abrir la boca. Gustavo se secó las manos y le preguntó. ¿Nos conocemos? Nada… silencio. Bueno, pues a más ver. Y cuando iba a salir al pasillo, el señor bajito carraspeó. Dime, dijo Gustavo…

Le he estado observando y me da la sensación de que usted necesita un paseo por el jardín botánico. ¿Con este frío? Sí, con este frío. Mire usted, yo soy bajito, pero no estoy idiota, sé cuando alguien necesita el servicio arbóreo. ¿Perdón? Disculpe, pero es que no entiendo nada. Ya me imagino. A mí cuando me encomendaron esta misión, tampoco me lo creía. ¿Misión? Perdone, señor, pero tengo mucho trabajo…

Usted no tiene tanto trabajo, pero así lo cree. Vaya, pues ya me dirá cómo lo hago. Venga conmigo al jardín y le cuento… Que no, oiga, que yo no voy a ningún lado. El señor bajito se puso a saltar y después a cantar “Las campanas de Linares” de Rafael Farina.

Tras parpadear, Gustavo se encontró en el Jardín Botánico paseando con el señor bajito. Paseaban y estaban a la misma altura. El suelo no era de arena… caminaban sobre el mar. Peces espada y mantas pasaban por debajo. ¿Los ves? Qué tengo que ver. Pasea, no pienses. ¿Cómo es que has crecido de pronto? ¿Eso te sorprende más que estar aquí… entre árboles y sobre el océano? Pues sí.

Mira, me llamo Rómulo y soy el director de la empresa que compite con la compañía para la que trabajas. Esto no es un sueño, es una aplicación del nuevo programa que estamos desarrollando. ¿Cómo lo ves? Negro, muy negro… Y yo soy el elegido para traicionar a mi empresa y ahora me lo vas a decir ¿verdad? No, Gustavo, yo soy tu padre…

Entonces Luján, oníricamente Gustavo, despertó y fue corriendo a contarle el sueño a Javier Iglesia… El resto de la historia, ya la conocéis.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

jajajajajajajaaja.
Simplemente genial. Nada más que decir. Bravo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e