Ir al contenido principal

DE VIDEOBLOGGIN ENREDADO... ME LO PONE A LAS FINAS HIERBAS

"El vídeo en Internet"… en menudo bosque se han metido nuestros amigos de Enredados. Pero bueno, es lo suyo, meterse en pantanos radiofónicos de interesante calidad. Me piden que dedique un post al respecto. Es el debate de hoy. Ahí va… O no. Precisamente esta mañana, en la charcutería, el charcutero -mientras abre para mí un nuevo envase de chopped- me pregunta: ¿Oye, tu cómo ves el tema del vídeo en Internet?

¿En qué sentido? Le repregunto. Y añade: En todos. Menudo 'embolao', pienso. Pero como con el fiambre no se juega, me arranco por blogosferas. Mire usted, es como si me pregunta sobre ¿qué me parece la letra sobre el papel? Pero encantado le respondo. Me parece muy bien, sobre todo, si las juntas y cuentan algo…

Del chopped pasamos ahora al salami a las finas hierbas. Primer obstáculo superado. Es entonces cuando me pregunta por Mobbuz. El charcutero es un filósofo, un relativista… Pues una pena, le digo… me lo corta fino, por favor. Sigo: una pena pero sus ex empleados, según he visto en Facebook se han movilizado para seguir con el proyecto… ¡Don Quijote hizo escuela! Me dice.

Pero hay más Balzac.TV, Los sinFuturo y su telediario precario, Ágora News, Soitu.es o el blog del Doctor Mayol… En este caso no es un videoblog, pero sí un ejemplo de cómo usar la fuerza de los audiovisuales que pululan por la red en tu favor. Un vídeo, la guinda para una entrada brillante. Mejor visitar el blog. ¿Los vídeos en Internet? Una herramienta maravillosa al alcance de los inquietos. Pero como pasa con la tele… hay que elegir, no sólo desde el lado del "zapeo" o sofá… sino desde el ser (o ente) que los produce. En este sentido grito: ¡Viva Zapata!

¡Qué más! Me pregunta el charcutero. Nada, ya he terminado… Ah no, perdón: póngame 100 gramos de videoblogging braseado.

Y ahora pregunto yo a Héctor Milla y a PJorge Romero: El tema del microblogging Vs blogging está más que trillado ¿hacia dónde va el videoblogging?Salud!
------
*En la FOTO, un servidor soplando el Torico de Guadix, galardón de Enredados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.