Ir al contenido principal

¡SUPERCOCO HA MUERTO, ACEPTADLO!

Por Fabio Carabeo
Como decía Dani ayer, hoy me incorporo a este blog. Me llamo Fabio Carabeo y no me busquéis en internet, no existo. Lo mío es un seudónimo y de momento apenas me relaciono en Facebook. No es que me cueste relacionarme con la gente, que me cuesta, es que me ponen de mala hostia muchos de los grupitos que se forman “face to face” y algunos eventos tales como: “Únete a los que odiamos a Enrique y Ana”; o “Amigos de Supercoco”.

A veces me pasa como con Kiss Fm u otras radiofórmulas, que han convertido la nostalgia por una canción de siempre, en puro odio. Eso de poner siempre el mismo CD con los mismos temas… desgasta. Entras en un taxi, Kiss Fm o la COPE; comes en un restaurante de menús baratos y te lo tragas en el hilo musical, esperas en el taller y vuelves a escuchar, por ejemplo, los 99 Red Balloons de NENA.

Supercoco era un personaje entrañable con el que muchos hemos crecido, al que siempre había un amigo del grupo que sabía imitar y que hoy no dejas de ver en todas partes; bien reflejado en los grupos de Faceebok o en miles de “camisetas pop”. Amigos, ¡Supercoco ha muerto! ¡Asumidlo de una puta vez! El que veis es un farsante.

Francamente, no soporto a la gente que no sabe desprenderse de nada y su cabeza se acaba convirtiendo en un espacio de cultivo para Diógenes insoportable. Venga a almacenar recuerdos, iconos, personajes míticos; venga a no tirar nada; venga sentimentalismos baratos por tiempos pasados. Y ahora, para colmo, me entero de que han montado un musical de Barrio Sésamo. ¿Estamos locos? ¿Qué será lo próximo: Espinete sobre hielo? ¡Venga ya!

Cerraré con un mensaje constructivo. Amigos del almacenamiento emocional: ¡Superadlo!

Comentarios

Nacho Hevia ha dicho que…
Vale, Supercoco ha muerto... pero ¿Triki también? no!!!!!!!!!!!!!!!
Anónimo ha dicho que…
Fabio Carabeo:

Triki está en el sótano de un atrezzista de la época, criando malvas. Y odiaba las galletas, en realidad lo suyo eran los tigretones, pero no se los daban porque estaban contraindicados con el poliester de su especie.
Anónimo ha dicho que…
Y, ¿qué es un blog sino un enorme archivador/bitácora emocional...? A mí me gustaba Gustavo, el reportero más dicharachero de barrio sésamo. En cierto modo tú podrías ser el nuevo'Gustavo', en realidad tus post son tan originales como lo era Barrio Sésamo. Creo que estoy teniendo una regresión, voy a ver si salgo y encuentro un pollito de color rosa o verde para estas Navidades ¿?
Anónimo ha dicho que…
Capitán Garfio
Bienvenido,Fabio...
La gente,suele poner de moda las cosas más increibles o más insoportables.Lo mismo te ensalzan,a Supercoco,Camilo Sexto,que a su prima la de Aspe.
Y no estoy encontra,pero a veces llegan a tocar los cojoncillos,pero pienso que hay que ser tolerante,y a mi ni me va ni me viene,me la repampinfla.Un saludo y lo dicho bienvenido.
Candela Guevara ha dicho que…
El problema de fondo es que la gente no sabe envejecer con dignidad. No te digo más que hoy 25 de noviembre de 2011 acaban de anunciar que Mecano vuelve!!! Pero si entre los 3 suman más de 150 años. Y que conste que a mi Supercoco me da ternura y Mecano ganas de potar.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...