Ir al contenido principal

POPO DOSAGUAS, ZURULLO DE "YOGO"

Había sufrido una opa hostil al mismo tiempo que le caía la noche encima. Tenía mucho que digerir, poca energía y menos recursos para resolver. Pedro Popo Dosaguas estaba hecho un mierda y al borde del colapso... sin ideas y con una indigestión llamando a sus intestinos. Con toda esta carta de presentación a sus espaldas tampoco quería caer del todo y sí salir a flote. Recurrió por tanto a su penúltima opción salvavidas: El yogo*.

Pedro ya se había pasado por ahí alguna vez. El yogo conocía muy bien su genoma. Aunque se había metido con un nuevo método de tarifa plana, sabía que a Pedro sólo necesitaba una sola idea. La guardaba en la caja fuerte. Llevaba meses trabajando en ella, porque su cuadro genético hablaba de este "momento Popo Dosaguas". La idea consistía en dejar de seguir durante un mes los movimientos bursátiles. Además, tenía que repasar los diálogos de El jovencito Frankenstein e intercalarlos con los de Top Secret.

...Al levantarse debía dejarse caer dos veces y recitar de memoria las dos primeras páginas de El Pampinoplas antes de desayunar. Salió de la consulta de El yogo con otra cara, un poco de diarrea y poco más. Sabía cómo tenía que hacer las cosas. Se llevó una limpieza bucal extra con un bombón de trufa. Estaba deseando comenzar a reconstruírse. Así que recuperó ambas pelis y se puso a trabajar.

Ayer me llamó y me aseguró que no necestaba recurrir a su último recurso; que todo iba por buen camino. Además me recomendó que en el empalme de la secuencia 21 de Top Secret y la 12 de El Jovencito Frankenstein había una respuesta a muchas preguntas...

Salud!

---------------
* El yogo es una vecina que vende ideas a precio de coste. En la primera sesión te regala una limpieza bucal con fondo musicoterapéutico. O sea, que sale de su consulta con buen sabor de ingenio. Pero no os creáis que comercia con todo hijo de vecino. Sólo vende recursos a aquellos/as que presentan un cuadro genético "auténtico". Para ello les mete un bastoncillo en la boca y analiza a tiempo real. Sí, sí, todo en la primera visita.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Me gustaría tener una descripción física del yogo para hacerme una idea del aspecto de tan eficaz vecina. Que a la primera visita (a primera vista cabría decir) y a tiempo real te detecte si tienes un cuadro genético auténtico es prodigioso. A mi la última vez me tardaron quince años, y no era auténtico; cogí un mosqueo. ¿Es bajita o espigada?
Dani Seseña ha dicho que…
Pensaba hacerlo más adelante, anónimo/a... Te daré una pista. Es una mezcla entre Nana Mouskouri y Burt Reynolds.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e