Ir al contenido principal

LA FARINGITIS DE SAMBOLO PELOTO

Ayer acompañé a Sambolo Peloto a Urgencias porque no reaccionaba al tratamiento que había indicado su médico de cabecera. Tenía fiebre y una tos horrible. El médico de la Seguridad Social antes le había asegurado, sin auscultación previa ni nada de nada, que lo suyo era un catarrillo típico de estas fechas.

Se tomó el antibiótico y a las 3 horas subió de 38 a 39 grados. Vaya catarrillo. Estamos colapsados, señor, suspiró el médico de la SS tras rechazar la auscultación. Sambolo no podía ni moverse. Le dolía todo, vomitaba y se iba por la patilla. Vaya catarrillo. En Urgencias le hicieron análisis y le miraron de arriba abajo. Diagnóstico: fuerte faringitis. Tenía una infección de tres pares de narices.

Con paracetamol por vena, suero y antibiótico… Sambolo Peloto empezó a reaccionar. Vaya catarrillo. Su cara comenzaba a adquirir un gesto humano, pasando de parecerse a una iguana a un espantapájaros con síntomas de racionalidad. Usted está muy mal le había dicho el médico que le atendió en Urgencias. Pero como era muy diplomático –aunque estaba completamente colapsado por la cantidad de pacientes que había en la sala de espera- no arremetió contra el médico de partida.

Esperamos un ratillo en la misma sala de espera mientras le daban los resultados finales. Una niña se me acercó. Tenía unos 3 años y me dijo: “Vaya catarrillo. Toma, he dibujado a su amigo, se llama Sambolo Peloto”. Así que desde hoy, Paquito el kioskero es Sambolo Peloto.

Salud!
-----
* El dibujo es real: Sambolo Peloto

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Es lo que tienen las salas de espera de Urgencias: que se hacen amigos.La solidaridad de los pacientes frente a la enfermedad es única. La complicidad de los familiares frente a la Sanidad pública y privada es rotunda. La sospecha común de unos y otros ante el médico, ese ser que siempre tiene la sartén por el mango, es común, unánime, irreversible. ¿Dónde mejor que en la sala de espera de Urgencias para encontrar unos ojos que nos atienden, unos oídos que quieren escucharnos, unas bocas que quieren compartir con nosotros su angustia, su impaciencia y su mala hostia?
Yo, cuando estoy solo, depre y veo que el horizonte es humo y gasolina, me voy a Urgencias. Allí no sólo me siento ciudadano, me siento arropado. Encima, lo mismo hay un niño y me regala un dibujo.
Anónimo ha dicho que…
Ronoel había prometido a Socram un dibujo maravilloso y sólo cuando no pudo pensarlo más, cuando a punto estaba de cumplirse el plazo fatal, Ronoel le entregó el más divertido retrato de Sambolo Peloto que nadie hubiera imaginado. Y así pudo evitar que Socram cumpliera su amenaza.
El artista necesita estímulos y tiempo.
(Leyenda china)

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e