Ir al contenido principal

CARGA Y DESCARGA... AL LÍMITE

Juan (un lector y habitual comentarista de este blog) se dirigía a su casa y en el portal se encontró con la estampa que veis en la imagen. Lo que más me enorgullece es que lo primero –me comenta- que pensó fue en hacer una foto para Mistervértigo. Después… digirió lo que tenía antes sus ojos. Si alguien se hubiera propuesto buscar una composición semejante, no le habría salido mejor.

Un inodoro al límite de la legalidad. Al límite porque está aparcado a escasos centímetros de la señal (carga y descarga en días laborables). Se salva también porque el autor ha estacionado su ‘vehículo’ más allá de las 20 horas (hora límite). Para qué nos vamos a engañar, parece un abandono en toda regla. Ya me manifesté en este sentido hace unos meses con un post titulado: EL ARTE (Y DECORO) DEL ABANDONO

Pero: ¿Y si no lo han abandonado? ¿Y si ha decidido escapar de sus tuberías opresoras? En este sentido es posible que nuestro trono esté confuso. Si observamos la imagen, vemos que se encuentra entre dos vehículos, pero al mismo tiempo permanece subido a la acera.

Me recuerda a cuando de pequeños nos animan a mirar ambos lados de la carretera antes de cruzar. También pienso en esos dueños de perros que recogen la hez canina de turno y la dejan con la bolsita en el mismo sitio. ¿Os imagináis la versión humana de este fenómeno?

Espero vuestras teorías. Hay una cosa que está clara, el autor de nuestro objeto representa un ejemplo de civismo. Alguien cercano asegura que es un gañán. Yo creo que es un iconoclasta moderno que ha querido invitarnos, con su performance, a mirar el mundo desde una perspectiva adversa.

¿Salud?

* Ya lo hice, pero insisto: recomiendo visitar la galería reflexiva de mi amigo Mellizo. Un hallazgo catártico.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
qué extraño!!!! ¡¡¡0 comentarios!!
A mi me parece estupendo lo que se ve y lo que se lee hoy aquí, asi que gracias Daniel.
Creo que el Trono está esperando para cruzar la calle.
Eva
copifate ha dicho que…
AVISO: Pronto va a volver a hacer de las suyas el Zurrutero. ¿Que quién es? Se verá.
Por cierto, por las trazas, el barrio de la foto parece bueno: ¿y si han puesto el inodoro para los animales de compañía?

Genial también el Angel caido y otras ciencias, ¿que no?
David Holguín ha dicho que…
Yo ví la misma imagen, pero en una cabina de teléfono de esas que entrabas y te encerrabas para hablar. Incluso pensé, ¿será de verdad?

Un abrazo
Dani Seseña ha dicho que…
Eva, gracias a ti por seguir ahí al pie del comentario. Copifate, en efecto, es un barrio bueno. Espero al zurrutero. David, qué pena que no hicieras una foto. Yo también dudaría de la realidad ante similar imagen. Ya me estoy imaginando a José Luis López Vázquez encerrado y sentado en la taza. Jeje

Salud!
Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Yo creo que lo ha puesto uno de nuestros artistas callejeros anónimos. Me explico... El sentido es más complejo de lo que se ve en la foto. Si nuestro Juan se hubiese asomado allá donde sólo el "caganet" se asoma, hubiera visto escrito en el interior del inodoro la palabra "Ánimo". Y, es que, con estos fríos, no hay orificio que desee abrirse.
Anónimo ha dicho que…
Dani:

No lo había visto así, Zapateta. Jajaja. Qué bueno!
copifate ha dicho que…
Bueno, pues ya que lo decís, es posible que lo haya puesto el ayuntamiento para ayudar al personal a descargar el pánico "madoffiano" que nos va inundando. Ah! y me asomé y no decía "ánimo", decía "sígueme".
Anónimo ha dicho que…
Yo creo que es un internauta rebelde que ha decido dar un paso más allá de las redes P2P evitando cánones y multas de tráfico.

J.
Dani Seseña ha dicho que…
Mira, no lo había visto así... Debe ser que me he 'enredado' mientras me bajaba lo último de Rafael Farina.

Un saludo, J. Y gracias por seguir este blog.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e