Ir al contenido principal

EL CRIMEN A DOS CALLES SIN PALOMAS

No le ha tocado la lotería, le acaban de pegar tres tiros en la cabeza por error. Le han confundido con un turco mafioso. Ahora Martínez contempla el escenario del crimen -a lo Ghost- desde la retaguardia de una cafetería cercana; donde tapoco ha caído el Gorgdo. No está preocupado ni agobiado, eso sí, mientras se come la porra mojada en vino siente que lleva un par de días sin ir al baño.

Dos calles más abajo Raimundo Remolón Cebollo da de comer a las pocas palomas que quedan en el barrio... El resto han sido devoradas por los clásicos halcones de ciudad emergente. Rai mantiene la tradición de alimentar a este tipo de aves mientras se comete un crimen, cada 22 diciembre, cerca de él. No tiene una agenda que le sople el homicidio navideño, se lo cuenta Eugenia Tórtola Amareto. La confidente. Entonces él se pone en acción.

Martínez va al baño, comprueba que hay papel, observa si la taza del váter está limpia y lo más importante: si la puerta no tiene huecos ni por arriba ni por... asomo y sí pestillo. Todo en orden. Cuando termina ve que la camarera ha puesto otra porra en un nuevo plato, junto a otro vaso de tinto. Pero su cadáver ya lo han retirado. Entonces le asalta la Soledad, la Sole, como la conocen en el mismo barrio. ¿No preferirías tomarte un "colacaíto"? No, gracias, Sole. Eres muy amable, pero acabo de palmar y el cuerpo me pide este mejunje.

Rai ha terminado de dar de comer a las palomas y entra en la cafetería. Se sienta con Martínez, le da una palmadita en el hombro y le dedica un cariñoso: ¡Qué putada lo tuyo, eh! Martínez, con la porra aún sin mojar en vino, contesta: Gracias, Rai. Nunca pensé que hablaríamos tu y yo. Pero bueno, es lo que hay.

Arriba, en la rotonda Gustavo, Adrián el cocinero habla con el turco mafioso, al que iban dedicados los tiros mortales. Le cuenta lo sucedido. El turco, con cargo de conciencia, le da el pésame a Martínez a través de un SMS directo a su cerebro de muerto. ¡Con Dios! Contesta Martínez mentalmente. Pero el turco sabe que tiene que sacrificarse. Su ley no contempla que pague un justo, Martínez, por pecador.

El turco va por la calle, cruza la rotonda Gustavo, se quita la cazadora, los pantalones y cuando ya está en pelotas se transforma en paloma. El final de esta historia llega cuando un halcón, llamado Tomás Galván y Dos Iglesias, se acerca por detrás y le da caza.

¡Salud!

Salta al segundo capítulo.

---------

* Me comenta Martínez en un email cerebral que Casimiro sigue a lo suyo en este espacio tridimensional.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Interesante relato. He visualizado perfectamente cómo le asaltaba la Soledad,o Sole. Maravilloso.

saludos
Anónimo ha dicho que…
El colacaito vale, que suelta el vientre. Pero las porras con estreñimiento....

Feliz Navidad

Julio
Dani Seseña ha dicho que…
Igualmente, Julio. Y gracias por pasarte por aquí. Es que Martínez es un tipo especial... el estreñimiento lo cura con porras. En fin

Un abrazo
Anónimo ha dicho que…
Espero que continúe...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa