Ir al contenido principal

LA VUELTA DEL SUEÑO DE LUJÁN

Luján tuvo un sueño y se lo contó a Javier Iglesia, éste se lo apropió y se lo narró con apenas dos variantes a Lucía. Lucía, que no quería nada con Javier Iglesias, decidió meter un pequeño cambio al sueño y plasmarlo en un papel. Antes de enviarlo a la revista para la que colabora –de gratis- quiso compartirlo con María Zatón. La historia le pareció tan irresistible que mientras la escuchaba iba adaptándola a sus esquemas…

Antes de que llegara a la revista de Lucía, el sueño de Luján había pasado por más de mil personas; sí como el contagioso bostezo o la china de Floriano. A todo esto, Luján ni se imaginaba el efecto viral de sus movimientos cerebrales nocturnos. Siguió haciendo su vida, paralelamente al crecimiento incesante de su sueño.

Una noche estaba en una tasca tomándose una tosta de jamón y tomate… vamos un pan tumaca. Y de pronto sintió que ya había vivido ese momento. La causa: la voz de un tipo que venía de la mesa de atrás; quien estaba contando su propia versión del sueño a un amigo del barrio. A Luján –con potencia subliminal- le entraron aquellas palabras por la cabeza, pero sin pasar por el registro…

Ha pasado más de un año. Luján y Javier Iglesia se están tomando algo cuando Javier le cuenta, en mitad de la conversación, un sueño. Luján le escucha con atención. Poco a poco se va dando cuenta de que la historia le suena. Aunque con modificaciones ya sabe que es el mismo sueño que tuvo hace más de un año. Se le nubla la memoria y no recuerda si se lo había contado a Javier Iglesia. Pero termina cayendo ¡Pero si eso lo soñé yo hace mucho! Javier, se encoge de hombros…

Una chica se gira y reclama su sueño, el camarero también, un vendedor hindú de ramos de flores de plástico exige derechos oníricos de autor… ¡Qué cojones, ese es mi sueño! Grita el encargado de rellenar la máquina de tabaco… Luján no se puede creer lo que pasa… Al final duda si soñó su sueño.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

En el último de Paul Auster (tranquilos los que no lo hayan leído pues no desvelo más unas frases iniciales del libro), "un hombre se despierta en medio de una guerra y se pregunta qué hace él allí..."
Yo he soñado eso hace muy poco y no le pienso pedir derechos oníricos de autor a Auster sino que a partir de hoy voy a dormir mucho más tranquilo pensando que tengo los mismos miedos que el magnífico escritor. Un sueño terrible... "el horror".
dsesena ha dicho que…
Yo hace poco soñé el sueño de mi hermano, que a su vez había tenido una pesadilla de houellebecq en la que aparecía mi padre y los cañamones de Fontainebleau... Y estos eran alumnos de mi madre, la cual había soñado con las estructuras de Escher... y así hasta llegar al post. Lo mejor de todo es que TODO ha sido un sueño, un sueño de Marcelo. El hijo de Casimiro... que tuvo tras soñar que un día sería padre cuando dejara de ser hijo. Salud!

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo.  En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos