Ir al contenido principal

JAPÓN SORIANO: ESCOMBRO Y DISFRAZ

Reconozco que antes miraba con lástima a las personas que hurgan en las basuras o en los contenedores; donde buscan indultar algún objeto desechado por otros. Ahora también, pero menos. No metí la mano, ni revolví, pero no pude resistir la tentación de hacer una foto a este que veis. Que en cierto modo es como remover. Puede que sienta empatía por habitar profesionalmente en Tras La2 (conocido como el contenedor cultural, tecnológico y de tendencias de TVE); pero lo que realmente me motivó fue ese sombrero de bruja/o que algún día formó parte del disfraz estrella de un niño/a.


¿Por qué? Ni idea. Me recordó una anécdota de mi amigo Japón Soriano. Decía que nunca le ha gustado disfrazarse. Quizá porque la única vez que lo hizo en su vida fue con 13 años… y fue un fracaso. Acababa de ver La invasión de los Zombies Atómicos (Umberto Lenzi, 1980), una película de serie B tirando a Z titulada originalmente Incubo Sulla Città Contaminata. De pequeño le encantaba lo macabro, los vampiros, las momias y… los muertos vivientes (ahora ha sublimado y disfruta –sobre todo- con Bergman y Truffaut). Así que decidió ataviarse con la indumentaria apropiada. Se pintó la cara con sangre y tonos negros… Y se llevó un palo (tipo bate de béisbol) para acrecentar el horror en los demás.

Salió de casa, emocionado, pensando que asustaría a todo el mundo… Se currado cada detalle: el pelo con cocacola para darle más toque de locura al tema, incluso había roto la camiseta con el fin de ganar en autenticidad; por supuesto no faltaron las manchas rojas a base de rotulador Edding. Llegó al colegio, algunos le miraban, otros ni se enteraban de su presencia. La primera fase estaba conseguida, nadie lo reconocía… Ahora faltaba que alguien valorase el terror de sus intenciones.

Pero todo se torció… Entró a su clase y Juaquinete (el idiota de turno) le dijo: ¿de qué vas disfrazado, de Troll? Japón estaba muy bien educado y el respeto lo llevaba tan adherido como las pinturas a la cara; así que no pudo decirle lo que se le pasó por la cabeza, es decir: ¡Tu puta madre! Es lo que me habría salido de no ser por el desánimo que le invadió de golpe. Se fue a casa y no se volvió a disfrazar en su vida. Al menos explícitamente.

“¿Un troll? Me cago en Juaquinete”, concluyó. Y añadió: “No sé si aprendí algo, pero me alegra entender a la gente que busca en los contenedores. Es más, creo que todos deberíamos remover más entre los elementos desechados”. Mi amigo Japón, es un crak.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
La Zapateta dice:

Todos tenemos un juaquinete en los pies que nos hace superarnos día a día y aprender que no somos tan listos, ni guapos, ni originales, ni simpáticos como nos hacía creer nuestra madre, y, a veces, nuestro padre. Sin embargo, es bueno cultivar nuestra diferencia en el seno de una comunidad. Ni más, ni menos. ¡Ánimo, Japón!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e