Ir al contenido principal

JAPÓN CIERRA EL CÍRCULO

(Viene del post anterior)

...El resto de los invitados llaman a Martín, Javier y Ricardo para preguntar si hay alguna línea. Parece que nadie quiere hacer el ridículo, pasarse o quedarse corto en sus intenciones.

Llega la fiesta, es en el chalet de Ricardo en Arturo Soria (Madrid). Van llegando. Una gallina Caponata, detectives varios, un bombero torero, uno compuesto (tres amigos como código de barras), no falta el punki el yonki con chándal, la puta, tampoco Batman o Dart Vader… y siempre están las de época. Ricardo, Javier y Martín forman el código de barras. Pero Japón se hace esperar.

Son las 15 horas y no llega. Comienzan a comer pensando que finalmente se ha rajado. Llaman a la puerta y aparece un travesti. ¡¡¡Japón!!! Le abrazan, le besan, le levantas en volandas… Pero no es Japón, sino Justino Pelillo. ¡Coño, Justino! Qué bueno, cómo te lo has currado. Javier, que es bastante bruto en sus modales le agarra del paquete para hacer la gracia… Se le queda la cara pálida cuando no hay bulto. Justino es Justina y de verdad.

En ese momento entra por la puerta Japón disfrazado de Michael Jackson. Todos le miran con simpatía. Le abrazan, Justina también. Y ésta le susurra al oído: Pareces un zombie. Le da un beso, le guiña un ojo y Japón le devuelve una sonrisa. El círculo se ha cerrado.

Salud!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

El verbo y el tren coloquial

Estación de Atocha, Madrid. Enero 2016 Esperaba subirse a un verbo que le llevara lejos. Lejos del último adjetivo que le arrastró hasta el reverso del suelo que pisaba. La mente en blanco y un mapa por recomponer, una geografía por reubicar. La frase de su amiga fue letal. Cada letra iba cargada con verdades que ni él mismo había valorado. Las comas, las pausas, los silencios y lo malditos puntos suspensivos quemaban. Así esperaba ese vehículo redentor. Inquieto, teneroso, tembloroso, entusiasta del desaliento, sabedor de sus miserias, conocedor accidental de las verdades que le dan cuerpo a la mente... ...Y en su maleta tan sólo llevaba un verso contagioso que no escribió. Un texto que recibió por azar de un sueño a través de un diálogo que no sabe cómo empezó pero sí adónde le llevaba.  El murmullo del vagón susurraba desde el fondo del plano. Podía oler el reflejo de su escapada. Imaginaba una huída para empezar, no de cero, pero sí desde un quiebro de sí mismo. Enrai

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...