Ir al contenido principal

DESAHOGARSE SOBRE USO EXCLUSIVO

Reconozco que me fijo más en algunos detalles de la calle desde que 'abrí' este blog primero, y descubrí ‘Inicios.es’ y ‘Escrito en la pared’ después. Me he encontrado y me han enviado de todo... Desde la cara de Freud sobre pechos de Chanel, mensajes sobre muro gris de '¡Ánimo!, composiciones buscadas, señales que trascienden al tráfico o pintadas espontáneamente sugerentes. Y ahora debo ser de los pocos que pasan delante de él cada día y se asombran ante semejante ‘cuadro’ (EXCLUSIVO PARA BOMBEROS). No me lo quito de la cabeza y menos aún de la vista, porque lo tengo a la vuelta de la esquina de mi casa…

Unos buscan presencia con firmas y garabatos en espacios blancos de la calle. Otros, quieren un boceto (aunque sea en la acera) en el que plasmar su obra de forma urbana. Algunas arrojan mensajes reivindicativos con Tip-Ex sobre su banco favorito… Pero esto es diferente, el autor anónimo de la frase ha querido (o no) desahogarse (o compartir su frustración) sobre la superficie contra quemaduras. Un trozo de pared que todos buscaríamos con la mirada en un momento desesperado de emergencia. Igual sólo fue un/a beodo/a que decidió escribir sin pensar y ya está... Y no hablo del USO EXCLUSIVO BOMBEROS (que si sacas punta... tiene lo suyo). En cualquier caso es una de esas ocurrencias que quedan; al menos en la cabeza y ojos de personajes como yo.

Y es que, insisto, no me lo quito de la cabeza: Toda una vida tirada a la basura.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Muy propio escrbirlo sobre una manguera, porque para escribir eso hay que estar muy quemado.
Anónimo ha dicho que…
lo he buscado en el archivo pero no lo encuentro. Es que me he acordado de un post muy entrañable en el que encontrabas muchas vidas en la basura, al menos trocitos de ellas (recuerdo un sombrero de mago). Quizá algo había en ese contenedor de la vida del autor de la frase, algo roto, deshecho pero que siempre hay alguien que sabe reciclar. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi me parece que la tipografía de la pintada-reclamo denota una intencionalidad intelectual. Está cuidada la mayúscula y ordenado debidamente en pirámide inversa. Es una pena que alguien con cerebro, lo pierda pintando y ensuciando la calle. Ahora que se habla tanto de la fuga de cerebros, por el "acertado" recorte presupuestario del gobierno para 2010, desearía que uno de los que se fugasen fuese éste. Su cuerpo se puede quedar si quiere, pero inherte...con baba.
La Zapateta ha dicho que…
digo inerte, lechess!!
copifate ha dicho que…
Yo creo que hay dos sentidos. Uno el aparente: "Tolo lo amado, sufrido, aprendido, trabajado, etc, no ha servido para nada" = "Toda mi vida es inservible. Está en la basura"
Y otro sentido enunciativo, propangandístico, anunciativo, descriptivo: "Llevo toda la vida en la basura"= "La vida es una basura, nada merece la pena"
Tiene razón Cyb. cuando dice que debe estar muy quemado y tiene razón Zap. en que tiene aspiraciones intelectuales.
En lo que tenga de sincero, toda mi compasión. En cuanto a enunciado intelectual es basura, o no es nada.
Juana ha dicho que…
Pues me habéis sugerido: "Estoy quemada, necesito un bombero" .... no se, casi que suena a película porno .... es que hoy la parte intelectual como que no me sale.
Anónimo ha dicho que…
Las quemaduras producen distintas reacciones en las personas.

El otro día me quemé el pulgar mientras trataba de pegar con fuego la pierna derecha de un "Airganboy"... De pronto sentí que he tirado mi vida al retrete por hacerme demasiado el loco.

Fdo: Justo
La Zapateta ha dicho que…
En serio... Sea la que sea su intención, que se pire a pintar su lavabo si quiere. No hay forma mejor para afear una ciudad que grafiteando sin sentido, -quitando los desmadres urbanísticos a los que ha estado abonado nuestro país desde el Franquismo-. ¿Qué sentido hay de lo colectivo? ¿Qué le hace a uno llevar un ROTULADOR NEGRO GORDO EN UN PANTALÓN?... Freud, ya sabéis lo que diría ¿no?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e