Ir al contenido principal

DESAHOGARSE SOBRE USO EXCLUSIVO

Reconozco que me fijo más en algunos detalles de la calle desde que 'abrí' este blog primero, y descubrí ‘Inicios.es’ y ‘Escrito en la pared’ después. Me he encontrado y me han enviado de todo... Desde la cara de Freud sobre pechos de Chanel, mensajes sobre muro gris de '¡Ánimo!, composiciones buscadas, señales que trascienden al tráfico o pintadas espontáneamente sugerentes. Y ahora debo ser de los pocos que pasan delante de él cada día y se asombran ante semejante ‘cuadro’ (EXCLUSIVO PARA BOMBEROS). No me lo quito de la cabeza y menos aún de la vista, porque lo tengo a la vuelta de la esquina de mi casa…

Unos buscan presencia con firmas y garabatos en espacios blancos de la calle. Otros, quieren un boceto (aunque sea en la acera) en el que plasmar su obra de forma urbana. Algunas arrojan mensajes reivindicativos con Tip-Ex sobre su banco favorito… Pero esto es diferente, el autor anónimo de la frase ha querido (o no) desahogarse (o compartir su frustración) sobre la superficie contra quemaduras. Un trozo de pared que todos buscaríamos con la mirada en un momento desesperado de emergencia. Igual sólo fue un/a beodo/a que decidió escribir sin pensar y ya está... Y no hablo del USO EXCLUSIVO BOMBEROS (que si sacas punta... tiene lo suyo). En cualquier caso es una de esas ocurrencias que quedan; al menos en la cabeza y ojos de personajes como yo.

Y es que, insisto, no me lo quito de la cabeza: Toda una vida tirada a la basura.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Muy propio escrbirlo sobre una manguera, porque para escribir eso hay que estar muy quemado.
Anónimo ha dicho que…
lo he buscado en el archivo pero no lo encuentro. Es que me he acordado de un post muy entrañable en el que encontrabas muchas vidas en la basura, al menos trocitos de ellas (recuerdo un sombrero de mago). Quizá algo había en ese contenedor de la vida del autor de la frase, algo roto, deshecho pero que siempre hay alguien que sabe reciclar. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi me parece que la tipografía de la pintada-reclamo denota una intencionalidad intelectual. Está cuidada la mayúscula y ordenado debidamente en pirámide inversa. Es una pena que alguien con cerebro, lo pierda pintando y ensuciando la calle. Ahora que se habla tanto de la fuga de cerebros, por el "acertado" recorte presupuestario del gobierno para 2010, desearía que uno de los que se fugasen fuese éste. Su cuerpo se puede quedar si quiere, pero inherte...con baba.
La Zapateta ha dicho que…
digo inerte, lechess!!
copifate ha dicho que…
Yo creo que hay dos sentidos. Uno el aparente: "Tolo lo amado, sufrido, aprendido, trabajado, etc, no ha servido para nada" = "Toda mi vida es inservible. Está en la basura"
Y otro sentido enunciativo, propangandístico, anunciativo, descriptivo: "Llevo toda la vida en la basura"= "La vida es una basura, nada merece la pena"
Tiene razón Cyb. cuando dice que debe estar muy quemado y tiene razón Zap. en que tiene aspiraciones intelectuales.
En lo que tenga de sincero, toda mi compasión. En cuanto a enunciado intelectual es basura, o no es nada.
Juana ha dicho que…
Pues me habéis sugerido: "Estoy quemada, necesito un bombero" .... no se, casi que suena a película porno .... es que hoy la parte intelectual como que no me sale.
Anónimo ha dicho que…
Las quemaduras producen distintas reacciones en las personas.

El otro día me quemé el pulgar mientras trataba de pegar con fuego la pierna derecha de un "Airganboy"... De pronto sentí que he tirado mi vida al retrete por hacerme demasiado el loco.

Fdo: Justo
La Zapateta ha dicho que…
En serio... Sea la que sea su intención, que se pire a pintar su lavabo si quiere. No hay forma mejor para afear una ciudad que grafiteando sin sentido, -quitando los desmadres urbanísticos a los que ha estado abonado nuestro país desde el Franquismo-. ¿Qué sentido hay de lo colectivo? ¿Qué le hace a uno llevar un ROTULADOR NEGRO GORDO EN UN PANTALÓN?... Freud, ya sabéis lo que diría ¿no?

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…