Ir al contenido principal

DUDAS DE MARTES SEGUNDO DE MES

Oriéntame y carga el saxo con dos balas de plata tallada; pero recuerda que sólo puede asumir un disparo, porque no volví a afinarlo desde aquel día... Si saltamos a la vez por la ventana es posible que caigamos en los Campos Elíseos y nos libremos de la bruja de culo puntiagudo; tenemos que hacerlo -apuntó con el dedo al lado izquierdo de la ventana- por este punto. Es un túnel energético que te da un 2% de posibilidades de caer con vida.

Cuando despertó esta mañana de Martes segundo de mes, Ninguno Cualcuier no paró de escribir cada detalle del sueño. Algunos matices eran nítidos, otros formaban trazos sobre borradores de borradores que se desleían a toda velocidad. Confundía recuerdos del futuro con visiones del pasado, mezclaba olores con sonidos ajenos. Por ejemplo, creyó charlar en el mismo sueño con su peor enemigo: Deduzco Ancho. Pero eso no pasó, y sí se echó una Pocha con él (parecido al Tute). Olió a jazmín, cuando el aroma predominante, antes de saltar a los Campos Elíseos, era a leña...

Artía Decó, su mujer y amante, sí estaba con él en esta travesía. Y cuando digo "estaba" es que estaba con él a muerte. Tomara la decisión que tomara ahí no fallaría; jamás le abandonaría. Recordarla, soñarla le confundía. Los detalles se volvían más borrosos con su presencia. Porque ella ya no estaba. Artía se había marchado. La dejó escapar por no tener los recursos adecuados para retenerla. No hablo de secuestro, sino de que no era consciente de lo mucho que la quería. Entonces cometió el mismo error que Benjamín Espósito (Ricardo Darín en El Secreto de sus ojos, Juan José Campanella).

Dejó de escribir, saltó por el túnel, pasó de su enemigo Ancho y fue a buscarla. Por fin había despertado. Y no hubiera podido hacerlo si antes no se hubiese dormido. C´set la vie.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
dudas de lunes que se convierten en certezas de martes tras sueño revelador. Yo en una época dormí con un ojo abierto, así las dudas que se me escapaban por el lado dormido las transformaba en certezas con la parte de mi cuerpo despierta. Pura magia, aunque se te queda una mirada extraña. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi me pasa igual que a isa, pero el ojo que dejo abierto está aplastado contra la almohada. Así, puedo dormir un poco aunque esté medio despierto. Así, puedo escucharla aunque esté completamente dormida. Así, el susto por sus ahogos no es tanto y puedo llegar a tiempo para que no suceda algo que me sumiría en el más profundo y horrible de los sueños.
Dani Seseña ha dicho que…
El problema es cuando sueñas que sueñas con un ojo abierto, porque es entonces cuando se te cierra el otro y dejas de ver lo que tienes que ver... Que no es más ni menos que lo que tienes delante; y no vale mirar guiñando un ojo.
Juana ha dicho que…
Pero lo mejor es cuando te duermes y te vuelves a dormir en el propio sueño, si te despiertas ..... ¡plof! estás dormido pero sabes que estás en un sueño ...... si os pasa probar .... puedes hacer lo que te da la gana jajajaja a mi me sueñle dar por hacer preguntas ....

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e