Ir al contenido principal

DUDAS DE MARTES SEGUNDO DE MES

Oriéntame y carga el saxo con dos balas de plata tallada; pero recuerda que sólo puede asumir un disparo, porque no volví a afinarlo desde aquel día... Si saltamos a la vez por la ventana es posible que caigamos en los Campos Elíseos y nos libremos de la bruja de culo puntiagudo; tenemos que hacerlo -apuntó con el dedo al lado izquierdo de la ventana- por este punto. Es un túnel energético que te da un 2% de posibilidades de caer con vida.

Cuando despertó esta mañana de Martes segundo de mes, Ninguno Cualcuier no paró de escribir cada detalle del sueño. Algunos matices eran nítidos, otros formaban trazos sobre borradores de borradores que se desleían a toda velocidad. Confundía recuerdos del futuro con visiones del pasado, mezclaba olores con sonidos ajenos. Por ejemplo, creyó charlar en el mismo sueño con su peor enemigo: Deduzco Ancho. Pero eso no pasó, y sí se echó una Pocha con él (parecido al Tute). Olió a jazmín, cuando el aroma predominante, antes de saltar a los Campos Elíseos, era a leña...

Artía Decó, su mujer y amante, sí estaba con él en esta travesía. Y cuando digo "estaba" es que estaba con él a muerte. Tomara la decisión que tomara ahí no fallaría; jamás le abandonaría. Recordarla, soñarla le confundía. Los detalles se volvían más borrosos con su presencia. Porque ella ya no estaba. Artía se había marchado. La dejó escapar por no tener los recursos adecuados para retenerla. No hablo de secuestro, sino de que no era consciente de lo mucho que la quería. Entonces cometió el mismo error que Benjamín Espósito (Ricardo Darín en El Secreto de sus ojos, Juan José Campanella).

Dejó de escribir, saltó por el túnel, pasó de su enemigo Ancho y fue a buscarla. Por fin había despertado. Y no hubiera podido hacerlo si antes no se hubiese dormido. C´set la vie.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
dudas de lunes que se convierten en certezas de martes tras sueño revelador. Yo en una época dormí con un ojo abierto, así las dudas que se me escapaban por el lado dormido las transformaba en certezas con la parte de mi cuerpo despierta. Pura magia, aunque se te queda una mirada extraña. isa
La Zapateta ha dicho que…
A mi me pasa igual que a isa, pero el ojo que dejo abierto está aplastado contra la almohada. Así, puedo dormir un poco aunque esté medio despierto. Así, puedo escucharla aunque esté completamente dormida. Así, el susto por sus ahogos no es tanto y puedo llegar a tiempo para que no suceda algo que me sumiría en el más profundo y horrible de los sueños.
dsesena ha dicho que…
El problema es cuando sueñas que sueñas con un ojo abierto, porque es entonces cuando se te cierra el otro y dejas de ver lo que tienes que ver... Que no es más ni menos que lo que tienes delante; y no vale mirar guiñando un ojo.
Juana ha dicho que…
Pero lo mejor es cuando te duermes y te vuelves a dormir en el propio sueño, si te despiertas ..... ¡plof! estás dormido pero sabes que estás en un sueño ...... si os pasa probar .... puedes hacer lo que te da la gana jajajaja a mi me sueñle dar por hacer preguntas ....

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…