Ir al contenido principal

LA ERRATA QUE TE PARIÓ

Tiene pánico a abrir el bote que le regaló Ernesto Chafado, pero sabe que le espera una agradable sorpresa. Fecundo Därfás hace unos años recibió una mala noticia que aún desconozco, pero sé que lo pasó muy mal el pobre. En este bote, sin quererlo, y a pesar de que tiene recorrido y experiencia para no hacer castillos en el aire, ha puesto su total estabilidad. Tiene pánico de no encontrar lo que busca, que en realidad, no sabe de qué se trata. Decide dejarlo cerrado para siempre; pero al rato se encara con él, dispuesto a abrirlo.

Después sale de casa, se va a comprar libros, discos, se sienta en el Turco a zamparse un kebab... se retuerce por la calle de angustia y alegría. Se sabe vencedor y aliviado, pero a la vez un derrotado que camina por sus derroteros inciertos. Se ve fuerte y frágil. Decide, por fin, volver a casa. Sabe que tarde o temprano abrirá el bote. Retarda el momento. Se acuerda de su primo segundo Norberto Saca. Piensa en el suspenso de Ciencias Sociales en 4º de EGB. Le escuece la inexplicable herida que se hizo en la rodilla cuando cayó de cabeza al suelo en 1984.


Para el ascensor en el 3º para subir andando hasta el 5º... Él vive en el 4º. Se acuerda de que no ha mirado el buzón. Baja de nuevo al descansillo, y cuando lo abre le sale una voz: ¡Tiene un mensaje antiguo! Suspira y sube a toda prisa. Algo le ha pasado por dentro. Está más decidido. Corre por las escaleras. Entra en su casa y agarra el bote de Ernesto... Quita el precinto y lo abre... Del fondo saca un alfiler, un mechero y un post it donde hay una breve indicación: Ponlo al rojo y píchate durante medio segundo en 'la herida'... después, mírate al espejo.

Se refleja, se quema y se pincha... Y al final, no pasa nada. Encerrado en el baño, en posición fetal, agarrado a una botella de licor de ajo piensa en la errata que le parió. Porque eso... piensa que es su vida: una errata.

-----------------------

*En la lámina: "Red-Haired Man on a Chair", de Lucian Freud (1962-1963)

Comentarios

Juana ha dicho que…
Y sin embargo las "erratas" pueden hacer que ..... abramos ventanas, abramos puertas y salgamos del frasco con solo frotar .... puedes pedir tres deseos .... ¡pídelos!
copifate ha dicho que…
Ayer me vacuné contra la gripe de siempre, no contra esa que amenaza ser la primera de muchas más, la A, y me pincharon tan suave que nada noté, no me ha dejado marca, no tengo ningún síntoma. Creo que me engañaron, no me la pusieron y se la guardaron para ponersela a otro porque no tienen suficientes o para venderla en los submundos gürtel.
Eso me pasa por abrir el bote.
La Zapateta ha dicho que…
Chafado salió de Dudas pero entró en Coma. Ambos municipios de la Comunidad Fetalciana en la que el Camp(s)o y la Costa se funden en el chorizonte. 'Erratas está lleno el mundo!!!!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e