Ir al contenido principal

SEA LA PIEDRA, COSIFICADO TU NOMBRE

A Gustavo Zarajo cuando se enfada sin saber por qué, le da por colocar esa piedra con la que todos nos tropezamos 'de nuevo' en el mismo lugar: la calle Tercio de nada. Es un cabrón con pintas. Y los demás somos unos cafres. Le damos el placer de relajarse gracias al esquema tan tópicamente típico con el que vivimos. Y el muy gañán, que ha tropezado más que nadie, ha sabido sublimar y cosificarse de tal modo que se ha convertido en el artífice mundial de tropiezos. ¡Qué pedazo de hijo de la gran puta! Le gritó Francis Gauchosky antes de caer de bocas contra el asfalt0.

Cuando está bien, esto es, sin problemas, con los traumas atados, contento, vivo, deja las chinas en su sitio y a los demás en paz. Eso sí, cuando surge una conversación social en la que sale el típico listillo que nunca se equivoca, ahí no hay felicidad ni relajo que contenga a Gustavo... Se disculpa, va al baño, busca la piedra más adecuada y se la planta en el lugar idóneo, es decir, ese aro por el que sabe que el listillo, va a pasar y -cómo no- tropezar. Y además... los demás, nos alegramos... ¡Más! ¡Qué contradicción!

Pero el otro día, se puso de mala hostia sin motivo aparente... Digamos que le sobrevino una repentina crispación sin deniminación de origen que le llevó a actuar en consecuencia. Fue a la calle Tercio de nada y colocó la piedra en su lugar. Era una pieza diferente, de color azulado tirando a Prusia. Rugosa, con cara y cruz... y protuberancias angulosas y toda ella con forma de decálogo sin disciplina madre. No sabía a quién iba destinado el tropiezo. La colocó y cuando vio que nadie pasaba por ahí, es más, la esquivaban sin problemas, se acercó y antes de llegar cayó... cayó de golpe en la cuenta.

Desde ese día se tambalea y anda algo perdido. No hay tropiezos, sino quiebros (los regates clásicos del fútbol). No hay resquemor, mira a un lado y a otro, mira hacia atrás... busca referencias. No encuentra nada, tan sólo una piedra con la que nunca ha tropezado.

Salud!

Comentarios

Juana ha dicho que…
Es la "piedra definitiva" ...... te tropiezas una vez y ..... te quedas "tocado" de por vida.
Luego la buscas sin descanso y ..... espero volverla a encontrar.
La Zapateta ha dicho que…
Piedras en el camino o en el riñón, china en el zapato y naranjas de la china, cantos rodados y lirismo petreo. A mi las piedras me parece que están en su sitio, y no somos nadie (alguien) para moverlas, así que Zarajo está haciendo tiempo sorteándolas hasta que decida volverse a tropezar, o no.
Anónimo ha dicho que…
yo creo que todos tenemos una o más piedras que encajan a la perfección en la horma de nuestro pie, (d)efecto de fábrica. Pero me gusta la idea de responsabilizar al tal Zarajo de mis tropiezos. Se me ocurre que quizás la piedra esa, distinta, es una de esas con la que sí queremos tropezar a pesar de que sabemos que acabaremos en el suelo, de ahí el desconcierto de Zarajo.isa
Anónimo ha dicho que…
No sé como la puede colocar en su lugar porque parece una piedra inamovible, ¿será que él es el objeto imparable que ha chocado con ella y ha logrado moverla?
¿sera su cuerpo que le escribe un e-mail?
Una piedra en forma de decálogo pero sin disciplina madre(no Padre)(maravilloso!!!) no puede servir de referencia, claro.
Me está sobreviniendo un repentino desconcierto sin denominación de origen, tengo que seguir con mi mecanismo defensivo o enloqueceré.
Buenas noches.
Antoñita la Fantástica

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e