Ir al contenido principal

EL DO SOSTENIDO DE CÓDIGO DAITON

Cuatro horas le bastaron a Código Daiton para saber que era falso. En ese tiempo descubrió que no era cierto primero, y que lo cierto era que había perdido el tiempo por algún resquicio de su confundida cabeza. Después, decidió comerse una castaña tubular (muy típica de Villahunt, una desconocida comarca caucásica) recién caída del guindo, para paliar el dolor que le había ocasionado saberse libre... Descubrirse a sí mismo lejos del fortín en el que había habitado desde niño. Un fuerte inexpugnable, lleno de amenazas exteriores, donde sovrevivió para no vivir.

El trabajo de años emergió en 4 horas. Lo más difícil, pensó en la 2ª hora, fue hacer preguntas donde no había dudas. Lo más difícil, insistía, fue cuestionar a los comandantes del fuerte: Don Tomaso Inquieto, Don Mificado Gutiérrez y Doña Solventa Tumbada. Ellos le protegieron y alimentaron de sueños toda la vida. Ellos hablaban y él escuchaba. Ellos manejaban y él actuaba bajo su mandato. Aquellas pautas eran sagradas. Ellos administraban ideas y dineros, y él disponía del legado... Un día algo pasó que detectó un movimiento chocante. Pero poco duró el avistamiento, porque consciente e inconsciente se aliaron dentro de él para girar la vista hacia otro lado.
Sin embargo, aquel hueco por el que se coló la primera duda dio entrada... al trabajo. Y a Sostenido Herrera, un tipo que sabe lo que se hace, y que por necesidad lo hace a espaldas de los comandantes... Aunque, paradójicamente, ellos le contrataron para hacerlo. Su misión en el fortín era mantener el equilibrio... Lo que ellos ignoraban es que el equilibrio sólo puede ser tal si es azuzado por el desequilibrio. Y Código ya había quebrantado todas las normas con aquel... lapsus, con aquel avistamiento. Una cosa llevó a otra y terminó charlando a diario con Sostenido; y charlar con éste es dejar de mirar para otro lado. Eso sí, poco a poco, despacísimo... porque siempre cabe el riesgo de romperse el cuello en mitad de un giro brusco.

En la tercera hora, cerca de la 4ª... se hizo las últimas preguntas: ¿Me puedo fiar de los comandantes? O mejor... ¿Me puedo permitir desconfiar de los comandantes? Y desconfió. En ese momento, justo después del minuto 59 de la 4ª, el fortín empezó a resquebrajarse. Cayeron los muros y no entraron los indios (las amenzas) sino que empezaron a salir de todas partes, del interior. Código vio como su mundo y el exterior se fundían. Lloró, rió, gritó, sobrevivió, murió, resurgió y por fin... comenzó a vivir gracias a su do de pecho guiado por el... sostenido.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Genial descripción de la necesidad del "destetamiento cerebral". Si lo he pillado me ha encantado, si no también pero me perdí en algún cruce en le cáucaso.
Por cierto yo tendía cuidado con descrbibirnos tanto lugar recóndito y friki en el cáucaso que un día de estos te van a mandar aun par de tipos grandes con pinta de señores del este para "agradecerte" los servicios turísticos, creo que por allí no se lleva que sepan cual es tu pueblo.
Juana ha dicho que…
No se porque me he acordado del 3º Principio de la Termodinámica, las moléculas no se paran jamás. Bueno y de que cuando bombardeas el nucleo de un átomo, sale .... de todo, hay más partículas de las que imaginamos ...... hoy estoy "Física,Química y Termodinámica".
¿Será algún tipo de gripe?

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...