Ir al contenido principal

EL RUIDO DE LOS ACENTOS

Y no es periodismo ficción. Decía aquel que cuando suena una campanita, es que ha nacido un ángel... Y digo yo: Cuando alguien se come un acento, es que ha nacido un blog. Bueno, realmente emergen de debajo de las piedras después de dar una patada, pero siempre de toda esa masa, alguno merece la pena. Y gracias a una obsesión, que muchos compartimos - los acentos en su sitio-, surge una bitácora como reflejo de dicha fijación...


Se llama "Acentos Perdidos de España", pertenece a Pablo Zulaica Parra, y pretende confeccionar un inventario de los acentos y letras mal colocados en cualquier cartel escrito en español, dondequiera que esté. Y dentro de su política remarca el interés y por enseñar de forma lúdica, de redactar correctamente, con el propósito inicial de generar ruido y así ofrecer servicios particulares de corrector. Para comprobarlo no hay más que entrar en el blog y ver las imágenes que recopila. Pablo y sus colaboradores se acercan a los carteles, les plantan las tildes que faltan y lo fotografía. Y a veces pone tanto empeño... que incluso alguna se cae de su palabra.

Lo mejor es cómo aterricé en él. Fácil, por el azar y la necesidad que propicia la blogosfera. Estaba buscando blogs de arquitectura, googleé, llegué a "slowlandscapes" y navenando por su blogroll... encontré el "acento" que buscaba sin saberlo. Desde entonces, por supuesto, está entre mis imprescindibles y espero su actualización como agua de mayo. Ahora, a seguir viendo, que hay mucho que mirar.

Salud!

Comentarios

La Zapateta ha dicho que…
Es que no basta con soltar lo que piensas, hay que DETENERSE, DISFRUTAR y escribir; "perder" el tiempo cuidando lo que quieres decir y cómo lo dices. Que para no poner acentos, comas o puntos, ya está la cultura oral.

Bravo por el Blog.
Anónimo ha dicho que…
me gusta, claro que sí. Hay que poner el acento en las palabras y también en las cosas que uno hace. isa

P.D: jaja, qué gran frase "cuando alguien se come un acento es que ha nacido un blog". Voy a revisar el mío a ver si descubro qué acento ausente fue el que lo desencadenó todo.
Anónimo ha dicho que…
Microchip-666.
copifate ha dicho que…
También acentuamos al hablar y si se fijan Uds. bien, se ven los acentos flotar en el aire. (No confundir con los que sueltan los trabajadores del futebol que son trozos de pituitaria o muelas.)
"Cántara, cantara, cantará" Al lenguaje, la gran creación humana, no podemos descuidarlo para que nos siga sirviendo a dar forma a nuestro pensamiento y a entendernos, como dice Zap.
No se porqué me viene a la cabeza la afirmación de A. Machado: "El español desprecia cuanto ignora"
Anónimo ha dicho que…
En los sueños cambiamos los acentos de lugar para disfrazar significados. Ese lenguaje también es obra del ser humano el cual, a veces, desprecia lo que ignora porque tiene miedo a los fantasmas...y al silencio.
Buenas nocheeees
Antoñita la fantástica
Juana ha dicho que…
Ayer se me olvidaron varios acentos, estoy preocupada ¿creceran más blogs? .... ¿cómo las setas en otoño?
Acentos perdidos ha dicho que…
Gracias por la nota. La encontré, me ha gustado. :)

A.P.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e