Ir al contenido principal

El BANCO 54: SKINHEAD Y ABUELA

Raúl Soplo ha quedado en el Banco 54 con su abuela Luarca Donot. Después irán a desayunar a Casa Nadie (a una manzana). Él llega primero, no ha dormido, viene de 'empalmada'. Tiene los nudillos llenos de costras y las punteras de acero de sus Martens tan desgastadas como la paciencia consigo mismo. Le empieza a pesar demasiado la svástica, tanto como las palizas que lleva a sus espaldas; las que ha dado y las que ha recibido... (está a un fifty - fifty). Luarca llega al punto de encuentro con una sonrisa tan grande como la plataforma de goma sobre la que se apoya su bastón. Se abrazan y se van a Nadie.

Lo de quedar antes en el Banco es por tradición. Allí, más o menos, comenzaron a pelar la pava ella y su difunto marido, Gerardo Soplo; y allí Raúl escribió su primer y último poema en prosa: Rótulos sin solución salina. Iba dedicado a Raquel Creta, la chica de sus sueños, pero cuando puso el último punto la vio paseando de la mano con Caín de Manuel, el tío al que más odiaba de la clase; un maldito sabelotodo guaperas que le sacaba un palmo de altura.

Se adoran. Ella es como su madre. Y él ejerce de hijo confundido cuando está con ella. Y hoy, Raúl, ha decidido quitarse la mochila que tanto le pesa para siempre. Lo sé porque ha pedido porras con vinagreta. Una especialidad que demuestra el giro que viene a continuación en su vida. Luarca lo celebra con unos churros milanesa; después le confiesa que ella es tan responsable de su vida mal encaminada como él y su propia madre. Él no lo acepta. Se abrazan de nuevo y cuando van a brindar con sus porras y churros entra un joven con secuelas y le atraviesa con una réplica de la Tizona.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
qué ternura y qué tristeza. Parece que cuando uno se sienta en ese banco se iluminan cosas que sólo una abuela puede ver. Y como él mismo escribía hay cosas que no tienen más solución que la salina. No sé desde qué banco escribes pero desde el que estoy yo se ven un montón de detalles y matices emocionantes.

Fdo: una espectadora bien situada
Anónimo ha dicho que…
Por ejemplo Luarca, qué nombre tan bonito. Y qué maravilla las porras a la vinagreta y los churros milanesa. Y qué chulo ese Caín de Manuel. Dan ganas de escribir algo...

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...