Ir al contenido principal

BAJO EL CONSUMO DE DUDAS Y MIRADAS

García apretó el interruptor mientras pensaba, así espontáneamente, que sería su último contacto con la luz de tungsteno. Pero algo le llevó a encender de nuevo. Necesitaba pensar por última vez bajo la influencia de los 60 watios. Recordó una frase que repetía su abuelo Exacto Groundande Quiroga en cada cena de Año nuevo: Querido nieto, cuando tengas dudas y miedos, aprieta el culo y mira con detalle un melocotón al trasluz. Verás cosas que jamás imaginarías... Y te ayudarán a aceptar tu muerte y por tanto a ti mismo.

Puso el melocotón -que su amiga Avía Cercana le había traído de Malta- a ras de luz, mientras apretaba el culo. Entonces ocurrió todo lo que Don Exacto prometía. Pero pasaron más cosas: Empezó a hacerse preguntas que jamás se había hecho. Preguntas sobre cosas tan obvias como por qué su abuelo tenía un apellido diferente a su hija, o sea, su madre (Porfiria Lactamol)... cuando ese apellido ni era artístico ni de su madre, o sea su abuela, Victoriana Doscruces. Otra más: ¿Por qué García tardó tanto en darse cuenta de que su primo Román había hecho lo que había querido con su dinero de la herencia?

Por qué, por qué, por qué. García nunca vivió esa etapa preguntona por la que todo crío pasa en algún momento de su infancia, superada la etapa anal. Así que delante del melocotón de su amiga, bajo la luz tungsteno y en mitad del recuerdo de su abuelo, García espabiló y se durmió sin temores. Al día siguiente despertó y fue a la frutería antes de acercarse a la ferretería a renovarse y morir... a la luz del bajo consumo; que cuesta más aceptarlo, pero que a la larga desgasta menos.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Pues si no hizo las cosas a su debido tiempo y cae en la cuenta tarde... lo importante es mantener apretado el culo, porque los melocotones le van a caer encima en plan lapidación de consciencia.
Anónimo ha dicho que…
las bombillas de bajo consumo no producen ese fogonazo, esa iluminación inicial, pero con el tiempo van calentándose y resultan igualmente iluminadoras y reveladoras. Eso sí, depende del ojo con que se mire porque no iluminan todos los porqués. isa

P.D: a mi los melocotones me dan grima y me cuesta mucho cogerlos, así que supongo que me quedaré con la duda entre otras, de quién se ha quedado con mi herencia.
Juana ha dicho que…
Las bombillas de bajo consumo son como "slow live" a la larga se disfruta más.
La Zapateta ha dicho que…
Renovarse y morir, frase magnífica, que junto al abuelo y al melocotón, evoca la imagen de las ballenas baradas en la playa, los salmones remontando el río, "el polvo" de la viuda negra, la tortuga boba corriendo por la arena hacia el mar... Un sin fin de momentos que en "la ferretería" cobran mayor sentido porque está llena de cosas que te quedas mirando y te preguntas "POR Y PARA QUÉ"
Me has dejado alucinado con tu post, es buenísimo.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e