Ir al contenido principal

LA HABILIDAD DE ESTAR

Dicen que en tiempos de crisis buenas son farolas. Que se lo digan a los 'yonkis' de ésta. Cada mañana viene Rodolfo y la deja limpia, pero a medida que pasa el día unos y otros van pegando sus anuncios. Chica búlgara responsable se ofrece para cuidar niños o ancianos; criador de mangostas da clases de matemáticas para expertos del Curling; domador de neones dispone de material para iluminar su domicilio al gusto; cuadrilla taurina sin torero pasea perros por la acera derecha de la calle que el cliente prefiera; urbanita con romero enjaulado se ofrece como guía turístico por el Parque de El Retiro; animador de máquinas sin lustre se disfraza - a sueldo- de Madonna y Ronald McDonald para reventar fiestas sosas... Y así hasta la 'bombilla' si pueden.

Está claro que el ingenio sale a flote en los momentos difciles. Para sobrevivir vale todo -o casi todo-. Quién sabe si tus habilidades como trapecista de cocina o malabarista de frutas y bodegón pueden ser lo más preciado para un mecenas. ¿Acaso te has hecho mirar esos estornudos huecos que desprenden octavas y suenan a Traviata? Seguro que muchos de nosotros albergamos un talento que jamás extraeremos. Mi vecino Juan Pablo, el rumano, sabe hacer la 'o' con un canuto y además guarda el último ataque de hipo de su hermana Medusa en un frasco de cristal con relieves de frutas.

Y en cuanto al término 'yonkis' con el que abría este post, lo aplico porque yo creo que muchos se inventan las ofertas, sus habilidades; no necesitan trabajo, lo que quieren es dejar su estampita escrita a boli en el cilindro, por pura adicción. Es cuestión de presencia. Esa farola tiene algo, además de todo ese papel. Es como Internet: la locura por estar, por figurar, supera la ficción del permanecer... en silencio.

Salud!

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Ofrezco puente del Pilar para arrojarse al vacío. Abstenerse suicidas que puedan esperar. Llamar antes del lunes o vivir para siempre.
La Zapateta ha dicho que…
A mi me recuerda a esos adhesivos que se plantan en las lámparas del mediterraneo y donde, inevitablemente, quedan atrapados cientos de bichardos nocturnos.
¡Cubramos el mobiliario urbano de papeles!; ¡llenemos de grafitis las paredes de la ciudad! ¡escupamos!, ¡pelemos pipas en el metro! ¡tiremos colillas al asfalto! ¡meemos en las esquinas del barrio! ¡hagamos Fotellón! ¡abduzcámonos en nuestra propia mierda! ¡Viva el espíritu ciudadano! ¡Qué asco!
Eso sí, le deseo toda la suerte del mundo a la gente sin trabajo.
Juana ha dicho que…
Me gusta "no ser nadie", tiene sus ventajas, la mayor de ellas ..... la libertad.
Anónimo ha dicho que…
¡guardar el último ataque de hipo de una hermana en un frasco de cristal con relieves de frutas!¿cómo se te ocurren estas cosas Daniel?
Ya te lo he preguntado alguna vez pero sigue sorprendiéndome.
A.la F.
Unknown ha dicho que…
yo voy a ir poniendo por las farolas mis legañas mañaneras y bostezos, seguro que tengo filón. genial el post!
bss
copifate ha dicho que…
Aprovechando el lúgubre y malalechino comen de BLANCO me he ido, no de puente, sino de viaje a Extremadura que cada día es más blanda, luminosa y cercana y he vuelto el 14 de Oct. Leo hoy este post y no se cómo he podido estar sin el Sr. Vértigo tantos dias. No aguanto más. ¡Viva el hipo de tu hermana y la madre que te parió!

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e