Ir al contenido principal

LA HABILIDAD DE ESTAR

Dicen que en tiempos de crisis buenas son farolas. Que se lo digan a los 'yonkis' de ésta. Cada mañana viene Rodolfo y la deja limpia, pero a medida que pasa el día unos y otros van pegando sus anuncios. Chica búlgara responsable se ofrece para cuidar niños o ancianos; criador de mangostas da clases de matemáticas para expertos del Curling; domador de neones dispone de material para iluminar su domicilio al gusto; cuadrilla taurina sin torero pasea perros por la acera derecha de la calle que el cliente prefiera; urbanita con romero enjaulado se ofrece como guía turístico por el Parque de El Retiro; animador de máquinas sin lustre se disfraza - a sueldo- de Madonna y Ronald McDonald para reventar fiestas sosas... Y así hasta la 'bombilla' si pueden.

Está claro que el ingenio sale a flote en los momentos difciles. Para sobrevivir vale todo -o casi todo-. Quién sabe si tus habilidades como trapecista de cocina o malabarista de frutas y bodegón pueden ser lo más preciado para un mecenas. ¿Acaso te has hecho mirar esos estornudos huecos que desprenden octavas y suenan a Traviata? Seguro que muchos de nosotros albergamos un talento que jamás extraeremos. Mi vecino Juan Pablo, el rumano, sabe hacer la 'o' con un canuto y además guarda el último ataque de hipo de su hermana Medusa en un frasco de cristal con relieves de frutas.

Y en cuanto al término 'yonkis' con el que abría este post, lo aplico porque yo creo que muchos se inventan las ofertas, sus habilidades; no necesitan trabajo, lo que quieren es dejar su estampita escrita a boli en el cilindro, por pura adicción. Es cuestión de presencia. Esa farola tiene algo, además de todo ese papel. Es como Internet: la locura por estar, por figurar, supera la ficción del permanecer... en silencio.

Salud!

Comentarios

Unknown ha dicho que…
Ofrezco puente del Pilar para arrojarse al vacío. Abstenerse suicidas que puedan esperar. Llamar antes del lunes o vivir para siempre.
La Zapateta ha dicho que…
A mi me recuerda a esos adhesivos que se plantan en las lámparas del mediterraneo y donde, inevitablemente, quedan atrapados cientos de bichardos nocturnos.
¡Cubramos el mobiliario urbano de papeles!; ¡llenemos de grafitis las paredes de la ciudad! ¡escupamos!, ¡pelemos pipas en el metro! ¡tiremos colillas al asfalto! ¡meemos en las esquinas del barrio! ¡hagamos Fotellón! ¡abduzcámonos en nuestra propia mierda! ¡Viva el espíritu ciudadano! ¡Qué asco!
Eso sí, le deseo toda la suerte del mundo a la gente sin trabajo.
Juana ha dicho que…
Me gusta "no ser nadie", tiene sus ventajas, la mayor de ellas ..... la libertad.
Anónimo ha dicho que…
¡guardar el último ataque de hipo de una hermana en un frasco de cristal con relieves de frutas!¿cómo se te ocurren estas cosas Daniel?
Ya te lo he preguntado alguna vez pero sigue sorprendiéndome.
A.la F.
Unknown ha dicho que…
yo voy a ir poniendo por las farolas mis legañas mañaneras y bostezos, seguro que tengo filón. genial el post!
bss
copifate ha dicho que…
Aprovechando el lúgubre y malalechino comen de BLANCO me he ido, no de puente, sino de viaje a Extremadura que cada día es más blanda, luminosa y cercana y he vuelto el 14 de Oct. Leo hoy este post y no se cómo he podido estar sin el Sr. Vértigo tantos dias. No aguanto más. ¡Viva el hipo de tu hermana y la madre que te parió!

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…