Ir al contenido principal

LO QUE OCURRE ES QUE PASA

Pensé en convertirme en fotoperiodista conceptual de móvil por un momento, y dejar a la imagen sin el apoyo de ninguna palabra... Sólo el título. Pero ni soy fotoperiodista ni creo que éste sea un concepto emancipado de las palabras. Hace no mucho, apenas tres días escuché a alguien muy cercano contar con ironía y ternura cómo, desde niño, sólo había conocido la derrota. Por lo visto su hermano mayor cambiaba las reglas de los juegos a su antojo, de tal manera que el pequeño siempre perdía.

Al ver esta hoja en el suelo me he acordado de él y de sus palabras. Posiblemente por lo que no se ve en la foto o queda en un segundo plano: esos adoquines bajo los cuales "no hay arena de playa" (Papá cuéntame otra vez... / Ismael Serrano). O quizá me recordó a esa época en que le dio por construír móviles de colgar, como paso previo a decidirse a pintar. Es posible también que la hoja me llevara hasta Cuento de Otoño (Eric Rohmer, 1998) y de ahí a cuando él y ella me emborrachaban -siendo yo prácticamente un crío- a cine francés. Bueno, y por muchos más detalles del tiempo vivido bajo su influjo.

La hoja es muchas cosas. Otra de ellas, la más obvia, es el tiempo que pasa; y que, como decía Teo Soplido, mi profesor de literatura (uno de esos fachas que no saben que no lo son): Creemos ser el árbol, cuando en realidad sólo somos hojas que estamos de paso... Y al final caemos sin remedio. En definitiva, ante esta imagen (y su eco) entiendo que he aprendido a disfrutar del sabor de la derrota, lo que me convierte en ganador de una batalla perdida.

Salud!

PD.: Post dedicaco al pequeño emparedado y al emperador lanza chapas

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ese Soplido tenía razón, pero hay un cierto derrotismo en su afirmación. La belleza de la hoja reside sobre todo en formar parte de un conjunto. Y cuando cae no es un final, es una renovación. Además son bellas en el suelo y flotando en un movil. Siempre.
Y también hay mucha poesía en el hecho de que al Sr. Vértigo esa humilde hoja le provoque este post tan entrañable.
Fdo.:El pequeño emparedado.
capitán garfio ha dicho que…
Este post es sin duda,uno de los que más me ha gustado....
Filosofía pura,poesía ficción....
Un saludo
Anónimo ha dicho que…
Que el tiempo pasa es obvio, como dices, pero cómo se pasa es otra historia. Gracias por decidirte finalmente a acompañar a esa hoja con tus emocionantes palabras, recuerdos, batallas ganadas o perdidas. isa
La Zapateta ha dicho que…
Sería dificil definir lo que es una obra completa, pero siempre me ha resultado muy vacío determinado arte que no va acompañado de una explicación (no todo, sólo alguno). El giro que has dado al NO convertirte en fotoperiodista conceptual, como te agradece isa, te llena de virtudes y te acerca mucho más a los tuyos, los menos tuyos y a ti mismo. Ganar siempre es relativo... analicemos la frase:
"España gana a Ghana sin ganas"
Dani Seseña ha dicho que…
"Lo que me convierte en ganador de una batalla perdida". O sea: en el derrotado de una victoria.
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Este post me viene hoy que ni pintado.
"Soy del color de tu porvenir, me dijo el hombre del traje gris..." (Maestro J. Sabina).
"La cabeza bien alta cuando se tiene el valor para andar por la vida siendo el mejor perdedor.." (Las Limones)
capitán garfio ha dicho que…
Daniel...
Todo lo que te hace aprender es positivo,aunque la experiencia haya sido mala o buena.
Soy de los que piensan,que se aprende más de lo malo,que de lo bueno...¿¿o no ??
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
capitan garfio que a hostias se aprende rápido me parece muy cierto, pero también que a veces está mejor poder aprender despacito
Capitán Garfio ha dicho que…
A hostias te enseñas a defenderte...a besos,te haces un moña...jeje
El Mundo es una selva y ay,del que no esté preparado....

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e