Ir al contenido principal

SEXO, BRÓCOLI Y TRES PECES

Estaba haciendo flexiones con los meñiques cuando descubrió el post-it que le había dejado Laura Diccionada pegado al flexo de lata. La nota era una clara declaración de intenciones, aseguraba que dejaba el salami en beneficio del lomo ibérico. Cerraba el texto con un extraño "Nos vemos". Coito Fernando, que arrastra su nombre como cadenas fantasmagóricas, la llamó desde la ventana sin éxito. Su grito cayó a la calle y en Madrid ya no hay eco que valga ni rebote; y móvil no tiene... perdió el saldo para siempre.

Laura ha desaparecido entre la maleza de los estantes del súper. La última vez que la vio un vecino fue entre los aceites. Coito buscó entre electrodomésticos y azúcares, plantas y lácteos, vinos y ropa interior... pero nada. Ni rastro. La responsable de embutidos despertó, sin embargo, toda sus sospechas. Un tic en el párpado derecho la delató. Pudo ver claramente lo que ocultaban aquellas pestañas castizas: Tu novia está en "niños", pero no te lo voy a decir, niñato.

Llegó a "infantil" casi sin aire. Pero no estaba. Desesperado fue a por un cangrejo de río y casualmente se la encontró comprando gulas. Había robado una tableta de chocolate que le asomaba por el tanga. La abrazó y le aseguró que jamás volvería a pasar hambre. La llamó Escarlata y se escitaron en la misma dirección: frutas y verduras. Hicieron el amor sobre el brócoli, entre manzanas Fuji y tomates Raf, ante la sorpresa de feligreses y usuarios. La tableta de chocolate se partió en pedazos, pero ellos volvieron felices a su piso de Tres Peces.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Analizando el título se me courre que el brócoli es mentira y que toda la historia la has sacado de cintas de video. Pero que fuera a por lomo ibérico y la realidad le hiciera acabar robando chocolate me hace dudar.
dsesena ha dicho que…
La duda siempre es necesaria y muy recomendable, Cyber. Ya sabes que yo soy un adicto a la duda.
Anónimo ha dicho que…
a mi el camino salami-lomo-chocolate me parece de lo más natural. Y no sé si me gusta, pero yo dudo sin parar. Es estimulante aunque a veces aburre con ese "no sé" continuo.

Fdo: Duda Razonable.

P.D: los ecos en madrid tardan días en llegar, pero al final los acabas oyendo, tal vez distorsionados.
Anónimo ha dicho que…
Muy bucólico, digo, muy brocólico!!!
Fdo.: un paseante sin duda alguna.
Anónimo ha dicho que…
Cada palabra encierra sus en-JUNDIAS y en manos del Sr. Vertiginoso son materia de alta densidad. En el recuerdo de lo leído veo el tanga de Laura, la tableta asomando, con sus pestañas castizas excitándose con Coito en verduras o en tres peces a la cinco y media. Estamos gran nivel, miguel!
Fdo.: Una cajera aburrida.

Entradas populares de este blog

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho.
...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena.
Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acojonado po…

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza. 
El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa. ¿Qu…

Entrada nueva

Pulsó en "Entrada nueva" para escribir su próximo post, se abrió una puerta y subió a una sala donde le esperaba parte de sí mismo. Allí, para el bien y el sentido común, había montada una mesa llena de aperitivos soñados, vino en prosa y recortes de historias que nunca han sido contadas. Se sentía relajado, cómplice de la ironía que le hacía cosquillas entre una oreja y la palabra; como aquella vez que olvidó su contraseña y tuvo que aceptarse fuera de su perfil. Era una especie de resignación y victoria a la vez. Una batalla ganada a la necesidad de "tener que". Una sonrisa no forzosa acompañaba mejor al vino que corría por su garganta. Era la alegría de saber y de saberse. Y todo esto ocurría gracias a la decisión de salir de aquella entrada que nunca llevaba a nada y que aparentaba dar acceso a todo. 
En aquella sala también había un árbol y un mapa. Eran una misma cosa. Unidos por un link de invierno que llevó su sentido al verano. Él dialogó con muchos de lo…