Ir al contenido principal

SEXO, BRÓCOLI Y TRES PECES

Estaba haciendo flexiones con los meñiques cuando descubrió el post-it que le había dejado Laura Diccionada pegado al flexo de lata. La nota era una clara declaración de intenciones, aseguraba que dejaba el salami en beneficio del lomo ibérico. Cerraba el texto con un extraño "Nos vemos". Coito Fernando, que arrastra su nombre como cadenas fantasmagóricas, la llamó desde la ventana sin éxito. Su grito cayó a la calle y en Madrid ya no hay eco que valga ni rebote; y móvil no tiene... perdió el saldo para siempre.

Laura ha desaparecido entre la maleza de los estantes del súper. La última vez que la vio un vecino fue entre los aceites. Coito buscó entre electrodomésticos y azúcares, plantas y lácteos, vinos y ropa interior... pero nada. Ni rastro. La responsable de embutidos despertó, sin embargo, toda sus sospechas. Un tic en el párpado derecho la delató. Pudo ver claramente lo que ocultaban aquellas pestañas castizas: Tu novia está en "niños", pero no te lo voy a decir, niñato.

Llegó a "infantil" casi sin aire. Pero no estaba. Desesperado fue a por un cangrejo de río y casualmente se la encontró comprando gulas. Había robado una tableta de chocolate que le asomaba por el tanga. La abrazó y le aseguró que jamás volvería a pasar hambre. La llamó Escarlata y se escitaron en la misma dirección: frutas y verduras. Hicieron el amor sobre el brócoli, entre manzanas Fuji y tomates Raf, ante la sorpresa de feligreses y usuarios. La tableta de chocolate se partió en pedazos, pero ellos volvieron felices a su piso de Tres Peces.

Salud!

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Analizando el título se me courre que el brócoli es mentira y que toda la historia la has sacado de cintas de video. Pero que fuera a por lomo ibérico y la realidad le hiciera acabar robando chocolate me hace dudar.
Dani Seseña ha dicho que…
La duda siempre es necesaria y muy recomendable, Cyber. Ya sabes que yo soy un adicto a la duda.
Anónimo ha dicho que…
a mi el camino salami-lomo-chocolate me parece de lo más natural. Y no sé si me gusta, pero yo dudo sin parar. Es estimulante aunque a veces aburre con ese "no sé" continuo.

Fdo: Duda Razonable.

P.D: los ecos en madrid tardan días en llegar, pero al final los acabas oyendo, tal vez distorsionados.
Anónimo ha dicho que…
Muy bucólico, digo, muy brocólico!!!
Fdo.: un paseante sin duda alguna.
Anónimo ha dicho que…
Cada palabra encierra sus en-JUNDIAS y en manos del Sr. Vertiginoso son materia de alta densidad. En el recuerdo de lo leído veo el tanga de Laura, la tableta asomando, con sus pestañas castizas excitándose con Coito en verduras o en tres peces a la cinco y media. Estamos gran nivel, miguel!
Fdo.: Una cajera aburrida.

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...