Ir al contenido principal

MENOSCABO Y LA POLÍTICA DE ALZADA

Cuando decidió cagarse en todo y en todos ya era tarde. El cielo se había encapotado y a su prima Nicaragua Saludios le había dado un espasmo repentino que la dejó colapsada. Su familia más directa había desaparecido en uno de esos 'triángulos de las Bermudas' que hay repartidos por el Globo. Concretamente en Baleares. Lo llaman el Triángulo del silencio. Su mascota, un caracol con vistas al mar (se lo trajo de Croacia), llamado Sir Richard está depre y con síntomas gripales. La relación de Álvaro Menoscabo con los moluscos de la antigua Yugoslavia no es buena, pero peor aún es su lista de actos fallidos, errores y despropósitos.

GIRO a Castrunteriza

Álvaro Menoscabo es de los que caen por su propio peso... encima de los errores cometidos, pero también es de los que votan a Mano Alzada; y esto tiene algo de redención para consigo mismo. Mano Alzada no es un tipo simpático, al contrario, es rudo como pocos; borde y cínico. A cambio sus políticas son las más ingeniosas y constructivas que Castrunteriza jamás ha conocido. No goza de la popularidad suficiente para gobernar, algo que va a cambiar gracias a Álvaro. Errores y mal carácter se unen por tanto para trabajar por un bien común.

No sé cómo termina esta pequeña y extraña historia, francamente, pero sí sé que Nicaragua está mejor de lo suyo y Sir Richard ha decidido reptar hasta un diván. De la familia directa no sabemos nada... sigue desaparecida. La legislatura de ambos marcará el porvenir del sentido común en Castrunteriza. Y es que al final, votos y muertos van al mismo lugar: la urna.

Comentarios

Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Yo voy a animar a Sir Richard a que se presente como alternativa. Me un caracol depresivo me parece mejor opción que la clase política.
La Zapateta ha dicho que…
Obviando el giro a Castrunteriza, que es harina de otro Costal (Pedro Costal), me parece que la historia del caracol eslavo con vistas al mar es envidiable. Un estornudo de caracol col col con los cuernos al sol libera más energía que la fusión nuclear, y produce más moco del normal. Los de la "Baba de Caracol" ya se están frotando las manos...

Entradas populares de este blog

Las palabras se las lleva Twitter

Apenas estaba digiriendo una información -con alta carga de valor- cuando un tuit la bajó de golpe muro abajo. Intenté seguirla, pero no paraba de caer al foso; y durante el imparable descenso iba olvidando el cuerpo de la noticia que me había llamado la atención. Finalmente renuncié y volví a lo más alto del muro de nuevo, con la esperanza de leer algo interesante, entonces un hilo que sostenía al texto en extinción entró en escena. Intenté seguirlo pero poco duró su vigencia. Una vez más la gravedad de las redes sociales impuso su fuerza.  El volumen de la ansiedad de la masa social por publicar, por ser viral, por conseguir apoyo de followers, ¡por ser!, por estar, por pintar, pesa y ocupa tanto que la palabra apenas puede sostenerse. De hecho acabo de perder el hilo que me trajo hasta este texto. ¿Habré incorporado la misma gravedad y procesado de ideas? Es posible, porque ya se me está haciendo largo y empiezo a sentir ansiedad por publicarlo y que funcione por sí solo. Pesa

Murió en lugar de la palabra

El cadáver aún tenía mucho que decir, pero no había nadie al alcance a través del cual poder expresar... Se mordía la lengua con los últimos suspiros. Las ideas que nunca sublimaron se desvanecían. La sonrisa se iba transformando en relieve, el rock en adagio y el mito en una frase por decir. Los músculos ocultaban poemas escondidos entre líneas. La rabia y el sosiego tonteaban. Quería expresar, usar su codo izquierdo para hablar lo que no estaba dicho. ...El telón caía y el público tenía un pie en la cena. Y él, como cadáver, perdía su peso como actor. Se acababa el tiempo entre vivos por mucha palabra que tuviera pendiente. Su identidad era ya lo de menos; de la pausa pasaba al corredor del olvido. Nadie estaba pendiente de él. Lo que no expusiera en ese momento se desintegraría con él para siempre. Hasta pronto, hasta nunca. El tiempo seguía su curso y no parecía hallarse ningún traductor de cadáveres por su causa en la escena. Estaba muerto y además, muerto de miedo. Acoj

Sin estridencias

En mitad de la carretera, a pie de asfalto... Ya no pincha, ni mucho menos corta. Pero toma postura y digiere  la curva peligrosa.