Ir al contenido principal

CAMINO BASURA PISTACHO PARÍS

Lo ha dejado todo, o sea su carrito de la basura, para perderse del todo en París. Argumenta que allí está su vida. Madrid le agota por lo poco olímpico que es; y aunque París nunca ha sido olímpico, está olímpicamente por encima de Madrid. Rodolfo quiere huír del pistacho que le envuelve así como de la confusión que le quema por dentro. Está decidido a cortarse el pelo y dejar atrás, para siempre, esa imagen de Queen trasnochado con escoba oficial en mano.

Jamás ha pisado tierra gala, pero un tipo llamado Justo San Juan acompañado de un señor muy bajito detrás que hacía de haz de luz se le apareció en un sueño muy real la noche pasada para darle una serie de consejos. Por ejemplo, debía: hacer 50 reflexiones y 121 abdominales en suelo vasco-francés; pensar en vano y dibujar lo que apareciera en su mente; juntar los tobillos y recitar al menos dos diálogos de Casablanca... Al abrir los ojos lo tenía claro-oscuro. Y fue a mitad de mañana cuando se despejaron sus dudas. La foto recoge ese momento.

Ahora está en Barajas, sentado, pensativo, con los calcetines blancos rotos y un kleenex color camuflaje asomando por el bolsillo paralelo a la rodilla. Piensa en su difunta rana Berta y en su Nancy tuneada; se acuerda de los recuerdos nunca recordados y en los que siempre tiene en mente; no se olvida de las putadas que Lacia, su hermana mayor, le hacía desde que se levantaba hasta la hora de dormir. Anuncian su vuelo, embarca y listo... Rumbo a una nueva vida.

Al día siguiente vuelve, sus padres piensan que es para pedir perdón y seguir con su vida de pistacho y basura... Pero no, vuelve porque se ha dejado su amuleto de la muerte, esto es el manual de primeros aullidos. Y es que lo ha decidido a mitad de periplo: Quiere ser el nuevo lobo hombre de Saint-Denis.

Salud!

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Ayer desde un banco veía mucho detalles de la historia. Hoy lo hago desde otro punto de vista pero me maravilla igual: reflexiones seguidas de pensar en vano mientras se recita Casablanca, un kleenex camuflado, una nancy tuneada, el manual de primeros aullidos... ¡Genial!. Nos acostumbras y haces que parezca normal este malabarismo con el lenguaje, pero no lo es.
Anónimo ha dicho que…
En la esquina superior derecha de la foto aparece otro elemento abandonado: escoba y recogedor...me da por pensar que Rodolfo no se ha ido solo a París...si no con la de la limpieza del portal ese...gran historia de amor!
Tal vez hoy no, puede que mañana tampoco, pero sucederá algún día.

"Te dije que no volvería a dejarte.

No lo harás. Yo también tengo una misión, a donde voy no puedes seguirme, lo que he de hacer no puedes compartirlo. No pretendo hacerme el altruista, pero comprende que los problemas de tres personas no importan gran cosa en este enloquecido mundo. Algún día lo comprenderás. (ILSA COMIENZA A LLORAR). ¡Oh, vamos!, ¡ánimo! Te deseo suerte.
Anónimo ha dicho que…
Humphrey e Ingrid reencarnados en barrendero y limpiadora...y ademas tras París (donde seguro muere, de ahí el amuleto de la muerte)se convertirá en la canción de lobo- hombre (de la Union), hay que ver que vueltas da la existencia...nunca se sabe qué reencarnación nos traerá la felicidad.

Fdo:confesiones tras la escoba
copifate ha dicho que…
No se para Uds. pero para mi esto es un espectáculo. Bravo!!!!!!
(Me estoy buscando un buen vano para ponerme a pensar)
Anónimo ha dicho que…
Maravilla de historia que hoy nos regalas.El señor bajito que detrás de Justo San Juan le acompaña haciendo de haz de luz me parece un hallazgo genial.
Gracias pues y hasta mañana
Eva

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e