Ir al contenido principal

OLOR A ROLO...

...Además de ser un palíndromo improvisado, es una putada. Porque el olor a rolo, o sea, al rodillo de cerdo que hace Matías, el del 5º, atufa al bloque entero. Y después arroja las sobras bajo el pie del árbol de la foto. Éstas son absorbidas por sus raísces y al poco tiempo (no llega a un mes) surge en mitad de la frondosidad lo que véis... unos hongos urbanos extraordinarios. Los corta y de ellos extrae la esencia de la salsa con la que adorna el rodillo.

Matías y su palíndromo son el paradigma de la vida. Un ciclo eterno con variaciones improvisadas, las que haga falta, con tal de seguir alimentando a los demás. Porque el olor a rolo atrae a todo Cristo y él, cual flautista de cuento, invita sin discriminación alguna. Pero no os creáis que vienen los más necesitados. Que va. Los más gorrones del barrio hacen cola y después salen hablando al revés. A mí, lo que más me jode es que el olor no se va por mucho que se ventile.

Mi duda, en este caso, es que no sé de dónde saca el cerdo. Nunca le he visto comprar por los mercados de la zona. ¿Los sacará del diccionario o los extraerá del árbol? ¿todos los que entran a comer salen después o siempre hay alguno que se queda y no hemos vuelto a saber de él? Todo puede ser... Sólo espero que los hongos no desaparezcan porque son un espectáculo. Un día vi a un tipo con cara de idiota mirándolo con admiración absoluta, después se giró y me dijo: Madrid es bonito, ¿que no? Le invité a subir al 5º. Me dice el árbol que no ha vuelto por aquí.

Comentarios

copifate ha dicho que…
.OCHUM ODATSUG AH EM
capitán garfio ha dicho que…
Cuando las barbas de tus vecinos veas quemar,¿¿??,y al del quinto,el rodillo huelas cocinar,¿¿??,te lo juro Dani.....ves echandote a temblar....
Miguel Ángel Pegarz ha dicho que…
Si algo debe de sobrar en una cola de gorrones es cerdos... y aquel tipo no ha vuelto. ¿he ahí el origen?.
Por otro lado este tipo es el paradigma del reciclaje juanpalomo... con los restos abona el producto para producir la salsa, cuyos restos alimentarán la siguinte generacion de salsa. Oh no! ¿Es reciclaje o canibalismo culinario?.
Uff que desvarío, no debí dejar que ese tipo me invitara a rolo de cerdo por muy buena pinta que tuviera.
Dani Seseña ha dicho que…
saicarg, etafipoc!

Capi, tiemblo, créeme.

Cybr, tú no pasas por gorrón, así que no pudiste estar en la cola. La clave está en el hongo. Sólo hay que escuchar sus plegarias y sus chistes para entenderlo todo. Ayer, por ejemplo me pregunta(el hongo) ¿sabes cuál es la musa de la gastronomía de Matías? Y me contesta: ¡¡¡LA MUSACA!!!

Ahí está el secreto, amigos.

Salud!
Anónimo ha dicho que…
jaja, qué olfato para las grandes historias, ¿que no?.

Lebasi
La Zapateta ha dicho que…
Los hongos son gorrones por naturaleza. Los gorriones son pájaros. Y los pájaros son más listos que los gorrones. Hay tantas posibilidades como círculos concéntricos tiene un olivo de Corfú (Kerkyra en griego), plantados hace más de 500 años. Kerkyera que entienda este comentario sabrá de dónde salen los cerdos de tu post. No es fácil, advierto.
Anónimo ha dicho que…
Zapa, genial. Kerkyera que tenga two fingers entre el pelo y las cejas, que vaya a mirárselo porque no es lo habitual. El rolo de vecino curiosón es muy sabroso...
hip!
Fdo.etafipoc

Entradas populares de este blog

El Cerrojo

Abrí para pedir un café, pero una mirada (que vale 1.000 vocablos) me cerró la puerta. Esperé a que pestañeara, pero solo un párpado estaba por la labor de ceder. El otro protegía -con todo- el ojo avizor. Saqué una llave en son de paz. Dio un golpe en la mesa como respuesta. Intenté darle mi brazo al torcer. Sacó un as. Yo pinté bastos. “El cerrojo, aunque no lo creas lo llevas tú”, me dijo en tono conclusivo. Cuando miré mis manos para intentar descifrar sus palabras la camarera me sirvió un café. No entendí mucho lo sucedido, y menos cuando me giré hacia la puerta nadie miraba. Solo quedaba la mirilla, hidroalcohol y una propina. 

Idas y venidas por una mala salida

 Viéndolas venir me dieron en toda la cara. Una a una, las idas y venidas de años anteriores (y una del que entra) fueron golpeándome repetidamente hasta que pronuncié la palabra requerida: "Perdón". Las idas reclamaban un sitio concreto al que llegar; las venidas, más dimensiones. La correspondiente a 2021 era ida y estaba algo más perdida. Lo más difícil para mí fue darme cuenta de que tenía la responsabilidad de ubicarlas. Lo supe por una mala salida de otra persona hacia mí. Ésta, la mala salida, me advirtió -poco antes de abofetearme por izquierda y derecha con la mano abierta- de que debía organizarlas. ¿Cómo? pregunté. Viéndolas venir, exclamó. Así que tras pedir disculpas y tomar la firme decisión de implicarme en la búsqueda de lugares y dimensiones, todo empieza. A ver...

La crónica borradora

Borró tres archivos por la mañana, el eje de la crónica que tenía que entregar al día siguiente. Cada uno correspondía a un asunto pendiente. El cúmulo le pesó más que el deseo o la necesidad de resolverlos. Salió a la calle en busca de respuestas aleatorias. La calle -cansada de su rol de eterna transición- contestó con más preguntas. Ella en parte se enteraba de lo que ocurría y en parte lo evitaba. Lo mismo había sucedido con aquellos archivos. Uno fue borrado a conciencia, dos sin querer. O al revés. Nunca lo sabrá con toda certeza. El día anterior se había registrado un breve temblor de tierra. Pocos grados, pero los suficientes para sentir lo fino que es el asfalto y el vértigo de la fragilidad. El movimiento brusco le dejó algo mareada. ¿Qué relación existía entre el miedo a caer al abismo y el borrado -accidental o no- de archivos propios? ¿Había alguna relación? Mientras paseaba sin destino marcado -sintiendo y recuperando la firmeza del suelo con sus nuevas sandalias- e